• El Blog News

Agente fronterizo cobró $400 por cada inmigrante que dejó pasar a EEUU

Dos acusaciones federales revelan los pagos ilícitos que recibían oficiales que colaboraron con criminales en el transporte de droga y de personas en Texas. Uno los asesoraba sobre cómo ocultar cargamentos y el otro informaba a qué hora hacía inspecciones en un retén.


Las organizaciones criminales siguen tentando a los agentes de la Patrulla Fronteriza, a pesar de que ninguno de ellos recibió precisamente una oferta económica exorbitante. Dos casos que recién fueron presentados en cortes federales de Texas afirman que esos oficiales habrían obtenido pocas ganancias al colaborar con bandas dedicadas a cruzar indocumentados y narcóticos hacia Estados Unidos.


Este lunes los fiscales presentaron cargos contra un exoficial que vigilaba un sector fronterizo en Texas y al que supuestamente le pagaron 1,000 dólares cada vez que trabajó con un grupo que pasó cargamentos de droga por la garita de Falfurrias, en ese estado.


La acusación señala que Oberlín Cortez Pena, de 22 años, aceptó esa cantidad en dos ocasiones.


Una vez ayudó a que un vehículo que transportaba al menos cinco kilos de cocaína cruzara por dicho punto de control transnacional. “Pena supuestamente utilizó sus conocimientos como agente de la Patrulla Fronteriza para actuar como vigía y proporcionar información sobre los carriles de inspección y cuál utilizar”, menciona un comunicado del Departamento de Justicia.


Considerando que esa mercancía se habría vendido en más de 170,000 dólares en el noreste de EEUU, lo que Pena recibió fue una porción quizás similar o menor a la del transportista que fue guiando.


El gobierno afirma que la valiosa asesoría del exagente incluyó dar instrucciones “detalladas” sobre cómo esconder los narcóticos y qué tácticas utilizar para “distraer” al perro policía en esa garita.


Las consecuencias penales que ahora enfrenta son mucho peores en comparación al dinero que le dieron los narcos. Si es declarado culpable enfrentaría una condena mínima a 10 años de prisión y una máxima de cadena perpetua, así como una multa de 10 millones de dólares, de acuerdo con el comunicado.


Otro agente fronterizo al que tampoco le pagaron mucho es Rodney Tolson, quien recibía 400 dólares por cada indocumentado que dejaba pasar en la zona limítrofe de Texas que la que hacía revisiones, según reconoció en un acuerdo de culpabilidad que su abogado sometió a una corte federal el 11 de julio.


En contraste, las nuevas tarifas que pagan los inmigrantes para llegar a este país alcanzan hasta los 18,500 dólares, de acuerdo con otros casos judiciales.


Tolson era un agente de la División Laredo de la Patrulla Fronteriza a quien asignaban regularmente a un retén de la carretera interestatal 35. Entró a sus filas en 2008.


La Fiscalía federal asegura que en febrero y marzo de 2019 este se comunicó por celular con los coyotes para informarles en qué carril él estaba haciendo inspecciones. Su tarea consistía en dejar pasar a los clientes de esa banda sin cuestionar su estatus migratorio. A cambio, “recibió una compensación monetaria”, señala la acusación.


Se involucró tanto en las actividades de la organización que él mismo transportó a dos indocumentados, que el gobierno identifica como Florentino Antonio Apolonio y Silvino Venancio Vicente.

“Fue parte de una conspiración que, mediante acciones y omisiones desleales, deshonestas, corruptas, ilegales e indebidas, defraudó a Estados Unidos al interferir y obstruir las funciones gubernamentales legales de la USBP (Patrulla Fronteriza)”, mencionan documentos judiciales.


La investigación se inició cuando se le observó saludando la mañana del 26 de marzo de 2019 a un traficante de personas que manejaba una camioneta Dodge Ram en un video de vigilancia en el retén. Más tardes, ese coyote fue detenido por un alguacil del condado Frio y se descubrió que en su pick up viajaban cinco pasajeros indocumentados.


Lo terminaron de hundir ese coyote y su cómplice, quienes decidieron cooperar con las autoridades. Uno de los informantes entregó mensajes de WhatsApp que se envió con Tolson para saber a qué hora y en qué carril debía formarse para pasar el retén sin problemas.


En una de las conversaciones, el coyote le preguntó: “¿Listo para hacer algo de dinero?”. Tolson le respondió: “Tú lo sabes”. El dinero se lo entregaban en el estacionamiento de una tienda Walmart. Por aquellos cinco pasajeros de la Dodge Ram le habrían entregado 2,000 dólares.


Cuando se enteró que estaba sobre él la unidad de asuntos internos del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), le sugirió a los traficantes que cruzaran por sectores de ranchos fronterizos donde no había cámaras de seguridad. Les dijo dónde estaban esas zonas y les abrió las puertas con una llave que le entregó la Patrulla Fronteriza.


Agentes federales lo arrestaron el 21 de mayo, informó la dependencia en un comunicado en el cual no menciona su nombre ni da detalles del caso.


Hace unos días, Tolson se declaró culpable de un cargo de conspiración para transportar indocumentados dentro de EEUU, un delito que conlleva una condena de 10 años de prisión. Aún no se ha fijado la fecha de su sentencia.

2 views0 comments