• El Blog News

Andrés Guardado: la historia del ‘Principito’ que se convirtió en ‘Rey’ en el Viejo Continente

Durante su carrera futbolística, Andrés Guardado ha podido firmar grandes actuaciones tanto en el fútbol europeo como con la Selección Mexicana. Conoce su historia.

Seguir los pasos de tu ídolo es algo que habitualmente hace todo aficionado; sin embargo, Andrés Guardado fue uno de los futbolistas que llegó más allá, a tal punto de superar en una estadística a un histórico del balompié azteca: Hugo Sánchez. Así, el ‘Principito’ se metió en la historia a base de grandes actuaciones, llegando a convertirse en el mexicano con más partidos disputados en el Viejo Continente. Repasa los mejores momentos de su carrera.


La historia futbolística de Guardado parte en Guadalajara, Jalisco. El ‘Principito’ es uno de los últimos diamantes en bruto del Atlas. Incluso, se le podría considerar como un punto de quiebre en los ‘Zorros’: tras él, fueron pocos los jugadores que han llegado a surgir de las entrañas rojinegras.


Su debut con Atlas


Como todo sueño de un niño aficionado al fútbol, debutar con el equipo de tus amores es un objetivo a cumplir. En el caso de Andrés, lo consiguió el 20 de agosto de 2005, de la mano de Daniel Guzmán. El popular ‘Travieso’ confió desde un principio en las cualidades del delantero zurdo. Con esta idea en mente, decidió hacer ingresar al jugador en el partido ante Tigres UANL.


Desde aquel presentación, Guardado se robó todas las cámaras y la atención de los medios en México. Su pierna zurda era inigualable. Ante ello, el entonces entrenador del ‘Tri’, Ricardo La Volpe, decidió no pasar por alto estas grandes habilidades y, para sorpresa de todos, lo convocó apenas cuatro meses después de su debut profesional. Fue el 14 de diciembre del 2005 el momento que vistió por primera vez la camiseta de la Selección Mayor ante Hungría.


Su primera Copa del Mundo

Andrés Guardado fue titular en el duelo ante Argentina por el Mundial de Alemania 2006. (Foto: Imago 7)

El futbolista tapatío parecía un experimentado más de La Volpe. Su buen trabajo causó su inclusión en la nómina final del equipo azteca, el mismo que viajó al Mundial de Alemania 2006. Eso sí, fueron muchas las voces que criticaron su convocatoria. Sus virtudes era indiscutibles, pero era evidente que la duda partía tras no haber formado parte del proceso, siendo su ‘inexperiencia’ el mayor miedo de los seguidores del ‘Tri’.


Pese a ello, las dudas desaparecieron. Guardado ingresó en el partido más complicado de esa Copa del Mundo: frente a Argentina en octavos de final. Su actuación sorprendió a muchos y dejó en evidencia que México tenía jugador para rato. Aquella participación, en tierras teutonas, llamó la atención de algunos equipos del Viejo Continente. Entre ellos, el Real Madrid. Pese al gran interés, Atlas no pudo llegar a un acuerdo y optó por esperar un año más.


La gran oportunidad


Tras sus grandes actuaciones, el arribo a Europa se dio luego de la Copa América de Venezuela. Fue el Deportivo La Coruña quien se hizo con los servicios del mexicano. Antes de irse, el ‘Zorro’ dejó grabados grandes goles que aún perduran en la memoria del hincha de Atlas, como aquel en el que pudo vencer a Guillermo Ochoa. En España, recibió el apodo de ‘Principito’, el cual lo acompaña hasta el día de hoy.


En total, llegó a disputar cinco campañas en Galicia, incluida una en la Segunda División del fútbol ibérico. Sin embargo, su gran momento en LaLiga Santander se dio en el 2012, cuando fichó por Valencia. Dos temporadas después, partió a Bayern Leverkusen, donde no pudo gozar de continuidad. Eso sí, cuando su carrera parecía ir en declive, llegó su oasis: el PSV Eindhoven. En Países Bajos, del 2014 al 2017, Guardado se consagró y ganó dos veces el título de liga, llegando a ser considerado como uno de los ídolos ‘rojiblancos’.

2 views0 comments