top of page
  • Writer's pictureEl Blog News

Antony Blinken llegó a China para la visita estadounidense de más alto nivel desde 2018

El secretario de Estado norteamericano tiene previsto pasar dos días en Beijing, en un viaje originalmente programado para febrero que fue cancelado luego de que Washington detectara un globo de espionaje chino sobre territorio estadounidense.

El Secretario de Estado Antony Blinken llegó el domingo a China en el viaje de más alto nivel realizado por un funcionario estadounidense en casi cinco años, en el que las potencias rivales buscan rebajar la temperatura tras las crecientes tensiones.


Ninguna de las partes espera avances durante la visita de dos días de Blinken, ya que las dos mayores economías del mundo están enfrentadas en una serie de cuestiones, desde el comercio a la tecnología y la seguridad regional.


Blinken tenía prevista una visita hace cuatro meses, fruto de una cordial cumbre entre los presidentes Joe Biden y Xi Jinping celebrada en Bali en noviembre. Pero pospuso bruscamente el viaje después de que Estados Unidos detectara un globo espía chino sobre suelo estadounidense, lo que provocó furiosas peticiones de respuesta por parte de los partidarios de la línea dura en Washington.


En un discurso pronunciado en la capital estadounidense antes de su partida, Blinken dijo que trataría de “gestionar responsablemente nuestra relación” buscando formas de evitar “errores de cálculo” entre los países. “La intensa competencia requiere una diplomacia sostenida para garantizar que la competencia no derive en confrontación o conflicto”, declaró.


Mantener cerca a los aliados


Blinken habló junto a la Ministra de Asuntos Exteriores de Singapur, Vivian Balakrishnan, quien afirmó que la región desea que Estados Unidos siga siendo una potencia y que encuentre formas de coexistir con una China en ascenso.


El “viaje de Blinken es esencial, pero no suficiente”, afirmó Balakrishnan. “Hay diferencias fundamentales en las perspectivas, en los valores. Y hace falta tiempo para que se establezcan el respeto mutuo y la confianza estratégica”.


Como parte del interés de la administración Biden por mantener cerca a los aliados, Blinken habló por teléfono con sus homólogos tanto de Japón como de Corea del Sur durante su viaje transpacífico de 20 horas.


El asesor de seguridad nacional de Biden, Jake Sullivan, viajó por separado a Tokio para mantener reuniones a tres bandas con Japón, Corea del Sur y Filipinas.


En los últimos meses, Estados Unidos ha llegado a acuerdos sobre el despliegue de tropas en el sur de Japón y el norte de Filipinas, ambos estratégicamente próximos a Taiwán.

En agosto, tras la visita de Nancy Pelosi, entonces presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Pekín llevó a cabo importantes ejercicios militares en torno a Taiwán, vistos como simulacros de invasión.


Y en abril, China lanzó tres días de juegos de guerra después de que la presidenta taiwanesa, Tsai Ing-wen, visitara Estados Unidos y se reuniera con el actual presidente de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy.


Antes de la visita de Blinken, el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Wang Wenbin, declaró que Estados Unidos debía “respetar las preocupaciones fundamentales de China” y colaborar con Pekín.


Estados Unidos debe abandonar la ilusión de tratar con China “desde una posición de fuerza”. China y Estados Unidos deben desarrollar sus relaciones sobre la base del respeto mutuo y la igualdad, respetando sus diferencias históricas, culturales, sociales y de desarrollo”, afirmó, en alusión a las frecuentes críticas de Estados Unidos a la situación de los derechos humanos en China.


Blinken es el primer alto diplomático estadounidense que visita Pekín desde una breve parada en 2018 de su predecesor Mike Pompeo, que luego defendió la confrontación total con China en los últimos años de la presidencia de Donald Trump.


El Gobierno de Biden ha mantenido la línea dura de Trump en la práctica, si no en el tono, y ha ido más allá en algunas áreas, como trabajar para prohibir las exportaciones a China de semiconductores de alta gama que tienen usos militares.


Pero a diferencia de Trump, que se presenta de nuevo a las elecciones presidenciales, la administración Biden ha dicho que está dispuesta a trabajar con China en ámbitos limitados de cooperación, como el clima, mientras Pekín suda bajo temperaturas récord de mediados de junio.


Danny Russel, que fue el principal diplomático para Asia Oriental durante el segundo mandato de Barack Obama, dijo que cada parte tenía sus prioridades: China quería evitar restricciones adicionales de EE.UU. sobre tecnología o apoyo a Taiwán, y Estados Unidos quería evitar un incidente que pudiera derivar en una confrontación militar.


“La breve visita de Blinken no resolverá ninguno de los grandes problemas de la relación entre Estados Unidos y China, ni siquiera necesariamente los pequeños. Tampoco impedirá que ninguna de las partes continúe con sus agendas competitivas”, afirmó Russel, ahora vicepresidente del Asia Society Policy Institute.


“Pero su visita bien puede reiniciar el tan necesario diálogo cara a cara y enviar una señal de que ambos países están pasando de la retórica airada en el podio de la prensa a sobrias discusiones a puerta cerrada”.

2 views0 comments

Comments


bottom of page