top of page
  • Writer's pictureEl Blog News

Astrónomos descubren un nuevo exoplaneta gigante que no debería existir

Un equipo internacional de científicos halló un planeta fuera de nuestra galaxia del tamaño de Júpiter que orbita alrededor de una enana roja de baja masa en la constelación de Corvus a 165 años luz de distancia.

Un exoplaneta que rompe las reglas conocidas por la Astronomía fue descubierto recientemente por un grupo de expertos internacionales.


El gigante gaseoso, llamado TOI-4860 b, es un planeta inusual por dos razones: no se espera que las estrellas de masa tan baja alberguen planetas tan grandes como este, que tiene el tamaño de Júpiter, y este mundo parece estar particularmente enriquecido con elementos pesados.


El estudio, dirigido por astrónomos de la Universidad de Birmingham, fue publicado en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society, una revista especializada en astronomía y da cuenta de por qué no debería existir un mundo así.


El planeta extrasolar, o exoplaneta, orbita alrededor de la enana roja TOI-4860. Ubicado en la constelación de Corvus. La estrella TOI-4860 tiene una masa equivalente a alrededor de un tercio de la del Sol y el exoplaneta que lo orbita completa su órbita aproximadamente una vez cada 1,5 días terrestres, clasificándolo como un “Júpiter cálido”.


Esto es inusual por dos razones. Primero, con anchos equivalentes a aproximadamente las tres cuartas partes del de Júpiter, no se supone que los planetas como este se formen alrededor de estrellas de baja masa. En segundo lugar, TOI-4860 b parece estar enriquecido con una alta proporción de metales, un término que usan los astrónomos para describir elementos más pesados que el hidrógeno y el helio.


“Bajo el modelo canónico de formación de planetas, cuanto menos masa tiene una estrella, menos masivo es el disco de material alrededor de esa estrella”, dijo George Dransfield, miembro del equipo de la Universidad de Birmingham.


“Dado que los planetas se crean a partir de ese disco, se esperaba que no se formaran planetas de gran masa como Júpiter. Sin embargo, teníamos curiosidad acerca de esto y queríamos comprobar los candidatos planetarios para ver si era posible. TOI-4860 es nuestra primera confirmación y también la estrella de masa más baja que alberga un planeta de masa tan alta”, agregó el experto.


El planeta fue descubierto utilizando el Satélite de Sondeo de Exoplanetas en Tránsito de la NASA como una gota de brillo mientras transitaba frente a su estrella anfitriona, pero esos datos por sí solos fueron insuficientes para confirmar que era un planeta.


El equipo de astrónomos utilizó el Observatorio Sur SPECULOOS, ubicado en el desierto de Atacama en Chile, para medir la señal planetaria en varias longitudes de onda y validar la naturaleza planetaria. Los científicos también observaron el planeta justo antes y después de que desapareciera detrás de su estrella anfitriona y notaron que no había cambios en la luz, lo que significa que el planeta no emitía nada. Finalmente, el equipo colaboró con un grupo japonés utilizando el Telescopio Subaru en Hawai. Juntos midieron la masa del planeta para confirmarlo completamente.

Amaury Triaud, profesor de exoplanetología en la Universidad de Birmingham que dirigió el estudio, dijo: “Estoy siempre agradecido con los brillantes estudiantes de doctorado de nuestro equipo por proponer observar sistemas como TOI-4860. Su trabajo realmente ha valido la pena ya que los planetas como TOI-4860 son vitales para profundizar nuestra comprensión de la formación de planetas.


“Un indicio de lo que podría haber sucedido está oculto en las propiedades planetarias, que parecen particularmente enriquecidas en elementos pesados. También hemos detectado algo similar en la estrella anfitriona, por lo que es probable que una abundancia de elementos pesados haya catalizado el proceso de formación del planeta”, agregó.


El nuevo gigante gaseoso tarda alrededor de 1,52 días en completar una órbita completa alrededor de su estrella anfitriona, pero debido a que su anfitriona es una estrella fría de baja masa, el planeta en sí puede denominarse “Júpiter cálido”. Esta es una subclase de planeta que tiene un interés particular para los astrónomos que buscan aprovechar sus observaciones iniciales y aprender más sobre cómo se forman este tipo de planetas.


El equipo detrás del descubrimiento de este exoplaneta ahora tiene la intención de buscar mundos similares alrededor de diminutas estrellas madre utilizando el Very Large Telescope (VLT), ubicado en la región del desierto de Atacama, en el norte de Chile.


“Estoy siempre agradecido a los brillantes estudiantes de doctorado de nuestro equipo por proponer observar sistemas como TOI-4860. El trabajo realmente ha valido la pena, ya que planetas como TOI-4860 b son vitales para profundizar nuestra comprensión de la formación de planetas”, concluyó Triaud.

5 views0 comments

Comments


bottom of page