top of page
  • Writer's pictureEl Blog News

Biden prometió restaurar la ley que prohíbe las armas de asalto en EEUU

Durante una ceremonia conmemorativa de la matanza en la escuela de Sandy Hook, el mandatario estadounidense recordó que Estados Unidos impidió la venta de armas semiautomáticas entre 1994 y 2004.

El presidente estadounidense, Joe Biden, prometió este miércoles prohibir los fusiles de asalto, durante una ceremonia conmemorativa de la matanza en la escuela de Sandy Hook, ocurrida hace diez años, en la que encabezó un minuto de silencio.


Biden volvió a pedir que se restaure una ley que expiró en 2004, que prohíbe los rifles de estilo militar con cargadores de gran capacidad.


Esto incluiría el rifle AR-15, que es un éxito de ventas entre los entusiastas legítimos de las armas, pero que aparece regularmente como el arma elegida en los tiroteos masivos.

Recordando que Estados Unidos prohibió las armas semiautomáticas entre 1994 y 2004, el demócrata de 80 años dijo: “Funcionó”.


“Se salvó un número significativo de vidas”, aseguró, cuando asistía a la décima “Vigilia nacional anual por todas las víctimas de la violencia armada” en la iglesia episcopal de San Marcos de Washington.


“Podemos hacerlo de nuevo”, dijo Biden, en un discurso teñido de tristeza, añadiendo que los cada vez más frecuentes tiroteos masivos están destruyendo el país.


Es una “violencia que desgarra el alma misma, el alma misma de esta nación”, afirmó.

Biden describió, como ha hecho antes, la sensación de un “agujero negro que se abre en tu pecho y te absorbe”.


Y recordó que él también había experimentado el duelo, con la muerte de su primera esposa y su hija pequeña en diciembre de 1972, y luego la muerte de su hijo mayor, Beau Biden, en mayo de 2015.


Tras expresar su admiración por los familiares y amigos de las víctimas, así como por los sobrevivientes que lo acompañaban, invitó al público a guardar un minuto de silencio.

Es habitual ver entre las noticias estadounidenses las de atentados con armas de fuego en sitios como escuelas, lugares de culto o supermercados.


Según el Gun Violence Archive, se han producido más de 600 tiroteos masivos (con al menos cuatro personas muertas o heridas) en Estados Unidos desde principios de este año.


Biden ha aprobado por decreto medidas de regulación. Pero la mayoría de los congresistas republicanos y la NRA, poderoso lobby de armas, se oponen a cualquier legislación verdaderamente vinculante, argumentando que sería inconstitucional.


En meses pasados, el mandatario estadounidense se ha preguntado cuándo su país se plantará ante el “lobby” de armas, tras la muerte de 18 menores un tiroteo en un colegio de primaria en Texas.


“Como nación nos tenemos que preguntar cuándo en el nombre de Dios vamos enfrentarnos a los grupos de presión a favor de las armas, cuándo en el nombre de Dios vamos a hacer lo que en el fondo sabemos que hay que hacer”, expresó Biden en un discurso en la Casa Blanca.


Tras señalar que desde entonces ha habido 900 tiroteos con armas de fuego en colegios del país, entre ellos el de la escuela secundaria de Parkland en 2018 con 17 fallecidos, Biden lamentó tener que volver a vivir un episodio así.


Estoy cansado. Tenemos que actuar. Todos sabemos lo que hay que hacer”, recalcó el presidente visiblemente afectado, enviando de nuevo un mensaje los legisladores de su país para regular el control de armas.


Se preguntó por qué los estadounidenses tienen que seguir viviendo con estas “carnicerías” y por qué éste es el único país en el que se producen matanzas de este tipo.


Insistió en la necesidad de convertir “el dolor en acción” y tener la “valentía” de enfrentarse a los grupos de presión a favor de las armas. “Por cada padre, por cada ciudadano de este país, tenemos que dejar claro a cada cargo electo de EEUU que es el momento de actuar”, repitió.

2 views0 comments

Comments


bottom of page