top of page
  • Writer's pictureEl Blog News

Cómo el fentanilo agravó la crisis de opioides en EEUU

El anestésico convertido en droga callejera ha provocado la fase más peligrosa de la epidemia, elevando aún más las tasas récord de sobredosis mortales.

El auge del fentanilo, un anestésico convertido en droga callejera, ha provocado la fase más peligrosa de la epidemia de opioides que lleva décadas en Estados Unidos, elevando aún más las tasas récord de sobredosis mortales. El fentanilo se está cobrando la vida no sólo de personas con adicción a los opiáceos, sino también de consumidores de cocaína, metanfetaminas y otras drogas a las que se añade. Su consumo se disparó durante la pandemia de Covid-19. Y la amenaza sigue evolucionando: Los traficantes han empezado a mezclar fentanilo con xilacina, un tranquilizante barato para animales que plantea sus propios riesgos para la salud


1. ¿Qué es el fentanilo?


Es una forma sintética de opiáceos analgésicos como la morfina. Desarrollado originalmente para satisfacer la necesidad de analgésicos más potentes y utilizado en hospitales para intervenciones quirúrgicas, el fentanilo es ahora un ingrediente barato y abundante en el tráfico ilegal de drogas. A menudo se utiliza para reforzar o ampliar las reservas de otras drogas ilícitas, o para fabricar versiones falsificadas de otros medicamentos de venta con receta de los que se abusa con frecuencia, como el Adderall.


2. ¿Es mortal?

El fentanilo es hasta 100 veces más potente que la morfina en su forma recetada y 50 veces más potente que la heroína. Sólo 2 miligramos, equivalentes a unos granos de sal, pueden causar una sobredosis mortal. Las tasas de mortalidad por sobredosis de drogas que involucran fentanilo se triplicaron con creces en los EE. UU. De 2016 a 2021, llegando a casi 22 por cada 100,000 personas en 2021. La jefa de la Administración para el Control de Drogas de Estados Unidos, Anne Milgram, ha descrito el fentanilo como “la amenaza de drogas más mortífera que nuestra nación haya encontrado jamás.”


3. ¿De dónde procede?

Gran parte del fentanilo ilícito se fabrica en el extranjero y se introduce de contrabando en Estados Unidos a través de México, según la Administración para el Control de Drogas. En abril, representantes de los gobiernos de México y Estados Unidos se comprometieron a trabajar juntos para abordar la cadena de suministro del fentanilo, incluidas las sustancias químicas que lo componen. Pero esos productos químicos están disponibles a nivel mundial, y muchos expertos creen que las enormes ganancias del comercio hacen que sea probable que una represión en un lugar solo conduzca a nuevas fuentes de suministro. En 2019, China pasó a declarar el fentanilo y sus precursores químicos sustancias controladas a instancias del entonces presidente Donald Trump, pero el cambio simplemente terminó desviando más del comercio a través de México.


4. Cómo se extendió su uso?

La actual crisis de la droga se ha desarrollado en tres oleadas, según las autoridades sanitarias estadounidenses. En 1996, Purdue Pharma introdujo OxyContin, una forma de oxicodona, como una alternativa más segura a los opioides existentes; en 2001 sus ventas anuales se habían disparado a 1.000 millones de dólares. En 2007, Purdue pagó 600 millones de dólares en multas por presentar el producto como menos adictivo que otros analgésicos. En 2010, lanzó una versión reformulada que era más difícil de triturar o disolver, como hacían muchos consumidores para sustituir el efecto deseado por un subidón instantáneo. Algunos de los adictos a los analgésicos legales empezaron a consumir heroína, lo que desencadenó un aumento de su consumo. Con el tiempo, los traficantes empezaron a añadir a la heroína fentanilo, más barato, y luego empezaron a vender fentanilo solo, a veces mezclado con materiales inertes como harina o bicarbonato de sodio.


5. ¿Qué repercusiones tuvo la pandemia?

Empujados al aburrimiento y al aislamiento por la pandemia, muchos estadounidenses recurrieron a las drogas ilegales. El aumento de víctimas mortales fue más rápido de 2019 a 2021, ya que las muertes por sobredosis aumentaron en general. Las sobredosis de opioides se cobraron la vida de 80.000 estadounidenses en 2021, el último año con cifras oficiales definitivas, y los opioides sintéticos como el fentanilo desempeñaron un papel en el 88% de ellas. La pandemia también vio un cambio en quién estaba usando fentanilo, dicen las autoridades, ya que la tasa de muertes por opioides entre los afroamericanos superó la tasa entre los blancos. Las sobredosis entre adolescentes y adultos jóvenes afroamericanos aumentaron un 86% entre 2019 y 2020, impulsadas principalmente por el fentanilo, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades; fue el mayor salto entre cualquier grupo analizado por edad o raza.


6. ¿Y la xilacina?

La xilacina, el tranquilizante para animales, puede deprimir letalmente la respiración y la presión sanguínea. También contrae los vasos sanguíneos, creando bajos niveles de oxígeno que pueden empeorar las heridas, a veces provocando la pérdida de extremidades. Al no ser un opiáceo, los tratamientos de urgencia administrados para las sobredosis de heroína o fentanilo, como la naloxona, no funcionan con la xilacina. El sedante, que cuesta una pequeña fracción de lo que cuesta el fentanilo al por mayor, no es una sustancia controlada y se puede adquirir fácilmente a través de sitios web que no verifican la necesidad veterinaria del producto, señaló la DEA en un informe de 2022. Mientras que los precios al por mayor en Estados Unidos de un kilogramo de heroína o fentanilo ascienden a decenas de miles de dólares, según la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, la misma cantidad de xilacina puede comprarse a proveedores chinos por 20 dólares o menos. En 2021, la xilacina estuvo implicada en más de 3.000 muertes relacionadas con sobredosis en Estados Unidos, una cifra que, según las autoridades sanitarias, probablemente sea inferior a la real. En mayo, la Casa Blanca designó la combinación del sedante con el fentanilo como una amenaza emergente, y convocó a un grupo de trabajo interinstitucional para desarrollar una respuesta nacional.

3 views0 comments

Comments


bottom of page