top of page
  • Writer's pictureEl Blog News

China sembró una nueva confusión sobre Apple con comentarios relacionados a problemas de seguridad

Los comentarios provocaron inseguridad en los inversionistas estadounidenses sobre el estatus de la compañía en el gigante asiático.

La postura del régimen chino sobre Apple Inc. solo se volvió más confusa el miércoles, cuando Beijing rechazó los informes sobre las restricciones al iPhone, pero también planteó preocupaciones sobre problemas de seguridad con el dispositivo.


“China no ha emitido leyes ni regulaciones para prohibir la compra de teléfonos Apple o de marcas extranjeras”, dijo el miércoles el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Mao Ning, en una rueda de prensa habitual en Beijing. Los comentarios son los primeros que realiza el régimen chino sobre informes que apuntaban a que las autoridades están restringiendo el uso de productos Apple por parte de empleados.


Mao también dijo que el régimen concede “gran importancia” a la seguridad y agregó que todas las empresas que operan en China deben acatar sus leyes y regulaciones. “Nos dimos cuenta de que ha habido muchos informes en los medios sobre incidentes de seguridad relacionados con los teléfonos Apple”, señaló Mao.


Los comentarios provocaron inseguridad en los inversionistas estadounidenses sobre el estatus de Apple en China —que es a la vez la sede de producción de la compañía y su mayor mercado internacional— justo cuando se lanza un nuevo iPhone.


Los comentarios de Mao sobre los incidentes de seguridad fueron levemente diferentes en la traducción oficial al inglés de la conferencia de prensa. Esa traducción, que el ministerio entregó en el mismo lugar simultáneamente, omitió la referencia a los “informes” de los medios. Las sesiones informativas del Ministerio de Asuntos Exteriores suelen estar rigurosamente controladas y las respuestas de los portavoces suelen estar escritas con antelación y con traducciones congruentes.

La rueda de prensa se llevó a cabo solo horas después de que Apple presentara el último modelo de su dispositivo estrella, el iPhone 15. Un portavoz de Apple no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

Bloomberg News informó este mes que China planea expandir una prohibición al uso de iPhones a una gran cantidad de empresas y agencias respaldadas por el Estado, en una señal de los crecientes desafíos para Apple en ese país. Varias agencias han comenzado a ordenar al personal no llevar sus iPhones al trabajo.


Por su parte, Apple ha enfrentado una serie de problemas de seguridad en los últimos meses. Un iPhone perteneciente a un empleado de una organización de la sociedad civil con sede en Washington fue hackeado de forma remota con un programa espía creado por el grupo israelí NSO. Apple confirmó el ataque y lanzó un parche la semana pasada para solucionar el problema.


En junio, el Servicio Federal de Seguridad de Rusia, conocido como FSB, acusó a una agencia de inteligencia estadounidense no identificada de piratear varios miles de iPhones. Los ataques estuvieron relacionados con tarjetas SIM registradas por diplomáticos radicados en Rusia, incluidos algunos de China, dijo.


Apple no comentó en ese momento si algún teléfono ruso fue vulnerado, pero un portavoz dijo que la compañía no ayudó a ningún Gobierno en el presunto ataque, como dio a entender el FSB.


Si Beijing sigue adelante con la prohibición del iPhone, el veto sin precedentes será la culminación de un esfuerzo de años por erradicar el uso de tecnología extranjera en entornos sensibles, lo que coincide con el esfuerzo de Beijing por reducir su dependencia de software y circuitos estadounidenses.


Dicha prohibición amenaza con perjudicar la posición de Apple en un mercado que genera alrededor de una quinta parte de sus ingresos y donde fabrica la mayoría de los iPhones del mundo a través de fábricas que emplean a millones de chinos.


Por ahora, no está claro cuántas empresas o agencias podrían llegar a adoptar restricciones a los dispositivos de su personal, y hasta el momento no ha habido ninguna orden formal o escrita, informó Bloomberg News. Es probable que las empresas u organizaciones estatales difieran en el grado de rigor con el que harían cumplir dichas prohibiciones: algunas podrían restringir los dispositivos Apple en el lugar de trabajo, mientras que otras podrían prohibir por completo que los empleados los usen.

3 views0 comments

Commentaires


bottom of page