top of page
  • Writer's pictureEl Blog News

Detuvieron a dos miembros de la Marina de EEUU sospechosos de espiar para el régimen de China

Autoridades norteamericanas informaron que los detenidos divulgaron informaciones “susceptibles de comprometer de forma grave la seguridad nacional de Estados Unidos".

Dos miembros de la Marina de Estados Unidos son sospechosos de haber transmitido información delicada de inteligencia al régimen de China, según anunció este jueves el Departamento de Justicia norteamericano.


Los hombres fueron detenidos y acusados de haber enviado fotos, videos y documentos con datos críticos sobre la organización de la Marina estadounidense a espías chinos, según un comunicado.


“La RPC comprometió a personal alistado para conseguir información militar sensible que podría poner en grave peligro la seguridad nacional de Estados Unidos”, aseguró la subdirectora de la división de Contrainteligencia del FBI, Suzanne Turner, en el comunicado remitido este jueves.


Y añadió: “Estas detenciones son un recordatorio de los esfuerzos implacables y agresivos de la RPC para socavar nuestra democracia y amenazar a aquellos que la defienden”.

El primer sospechoso, Jinchao Wei, fue detenido el miércoles en la base naval de San Diego, donde trabajaba.


Jinchao era maquinista en el buque de asalto U.S.S. Essex y se sospecha que colaboró con un agente chino desde febrero de 2022 para transmitirle información sobre el funcionamiento, la seguridad y el armamento de esa nave anfibia. Habría recibido varios miles de dólares a cambio.


El segundo acusado, Wenheng Zhao, trabajaba en la base naval del condado de Ventura, al norte de Los Ángeles. Este militar, de 26 años, es sospechoso de compartir información sensible a un espía chino que se hizo pasar por investigador en el sector de la economía marítima, entre agosto de 2021 y mayo de 2023.


El espía le habría enviado cerca de 15.000 dólares por información detallada sobre un ejercicio a gran escala de la Marina en la región Asia-Pacífico, además de datos y planos de un sistema de radar en Japón, en la isla de Okinawa.


La relación bilateral Estados Unidos-China ha sido particularmente tensa en los últimos años por asuntos vinculados con la seguridad nacional y acusaciones de espionaje y ciberataques por ambas partes, que se han traducido en altos aranceles y prohibiciones comerciales en ámbitos como la tecnología.


“Están acusados de violar los compromisos que adquirieron para proteger a los Estados Unidos y traicionar la confianza pública, en beneficio del Gobierno de la RPC”, afirmó el fiscal general adjunto de la división de Seguridad Nacional del Departamento de Justicia, Matthew G. Olsen, en una rueda de prensa posterior. Y agregó: “El Departamento de Justicia seguirá utilizando todas las herramientas de nuestro arsenal para contrarrestar las amenazas de China y disuadir a quienes les ayudan a infringir nuestras leyes y hacen peligrar nuestra seguridad nacional”.

9 views0 comments

Comentarios


bottom of page