• El Blog News

Dos hombres negros de EE.UU. demandan a Walmart por acusarlos de ladrones

Los individuos pidieron repetidamente una explicación "por haber sido detenidos, registrados, esposados ​​y avergonzados de una manera tan degradante", pero no recibieron ninguna respuesta.


Compradores con mascarillas ingresan a un Walmart en El Paso (Texas, EE.UU.), el 2 de agosto de 2020.

Dennis Stewart y Terence Richardson, dos residentes de Texas (EE.UU.) presentaron el pasado jueves una demanda federal contra la cadena de tiendas Walmart, a la que acusan de racismo.


El incidente que condujo a las acciones legales ocurrió el 10 de septiembre de 2020, cuando los amigos entraron a una tienda de Walmart de Texas para devolver un televisor defectuoso de 58 pulgadas que Stewart había comprado en el establecimiento apenas horas antes. Sin embargo, y pese a que mostraron el recibo de 300,94 dólares, los empleados del lugar se negaron a aceptar el televisor de vuelta y fueron un paso más allá al alertar a la policía de que sospechaban que el aparato había sido robado.


Según la demanda, revisada por la NBC News, cuatro policías blancos "se acercaron a ellos por detrás y les ordenaron que se llevaran las manos a la cabeza" y que no se movieran. Luego, procedieron a registrar sus cuerpos, vaciar sus bolsillos y esposarlos "como delincuentes a la vista de todos los vecinos".

La pareja de amigos pidió repetidamente una explicación "por haber sido detenidos, registrados, esposados ​​y avergonzados de una manera tan degradante". Sin embargo, al no recibir contestación y ante la impotencia que sentía, Stewart ―que es exoficial de policía y tiene más de 50 años― comenzó a llorar y a suplicar por respuestas "durante aproximadamente una hora".

En la documento legal se señala que los empleados fueron gravemente negligentes porque sus acciones podrían haber hecho que la policía confundiera la situación y que Richardson y Stewart, "como hombres negros, podrían haber sido baleados, heridos o desfigurados permanentemente".

Los sujetos fueron eventualmente liberados, pero se les obligó a firmar una "advertencia de entrada ilegal" para que los cargos penales contra ellos permanecieran archivados en Walmart.

Stewart y Richardson aseguran que se les discriminó por motivos raciales y piden que se celebre un juicio por lo ocurrido, así como daños compensatorios y punitivos.

2 views0 comments