top of page
  • Writer's pictureEl Blog News

El brote de ébola está evolucionando rápidamente en Uganda, advirtió la OMS

Desde el 20 de septiembre se confirmaron 90 casos de personas con la enfermedad. Hubo 28 muertes. Qué se hace para prevenir más casos.

La enfermedad por el virus del Ébola es frecuentemente grave, a menudo mortal en el ser humano. Desde el 20 de septiembre pasado se reportó un brote de Ébola en Uganda, que ya acumula un total de 90 casos confirmados, incluyendo 28 muertes. La Organización Mundial de la Salud (OMS) alertó ahora que el brote está “evolucionando rápidamente” un mes después de que se registrara el primer caso.


Desde la oficina regional en África de la agencia sanitaria de la ONU el doctor Matshidiso Moeti dijo que “el Ministerio de Salud de Uganda ha mostrado una resiliencia y eficacia notables”. Consideró que el gobierno ugandés está “ajustando constantemente una respuesta a lo que es una situación desafiante. A pesar del avance del brote, “una mejor comprensión de las cadenas de transmisión está ayudando a quienes están en el frente a responder de manera más efectiva”.


El virus se detectó por vez primera en 1976 en dos brotes simultáneos ocurridos en Nzara (hoy Sudán del Sur) y Yambuku (República Democrática del Congo). La aldea en que se produjo el segundo de ellos está situada cerca del río Ebola, que da nombre al virus.


En setiembre pasado, Uganda declaró el brote de Ébola varios días después de que la enfermedad contagiosa comenzara a propagarse en una comunidad agrícola rural. Las cifras oficiales no incluyen a las personas que probablemente murieron por la infección antes de que se confirmara el brote.


El desafío actual es que los últimos nuevos casos son personas que residen en la capital de Uganda, Kampala. Un cambio que indica que el virus estuvo transmitiéndose desde la comunidad rural a la capital. El domingo 23 de octubre se sumaron nueve casos positivos de ébola que fueron registrados en la capital. Esos casos implican un total de catorce personas infectadas en la ciudad, de acuerdo con la ministra ugandesa de Sanidad, Jane Ruth Aceng.


Según la funcionaria, esas personas afectadas habían estado en contacto con un paciente del distrito de Kasanda (centro) que murió en el principal hospital de Uganda, el de Mulago, en la capital. Los nuevos casos incluyen siete familiares del fallecido y un trabajador sanitario que lo atendió en una clínica privada, dijo la ministra.

Los temores de que el ébola pudiera propagarse lejos del epicentro del brote habían hecho que las autoridades impusieran un confinamiento, incluidos toques de queda nocturnos, en dos de los cinco distritos que reportaron casos. “Los números que estamos viendo representan un riesgo de propagación dentro del país y sus vecinos”, advirtió el doctor Ahmed Ogwell, director interino de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de África.


En tanto, Irene Nakasiita, portavoz de la Cruz Roja ugandesa, dijo que su organización había estado “sacando lecciones del primer brote de ébola”. Un enfoque basado en la comunidad ha permitido a la Cruz Roja rastrear los casos confirmados y sus contactos de forma rápida y eficaz, dijo.


La organización utiliza una herramienta llamada “Kobo”, dijo, mediante la cual 300 voluntarios envían alertas de cualquier caso. “Para los casos sospechosos, tenemos que correr al terreno rápidamente”, dijo Naksiita en diálogo con NBC News. El equipo puede entonces desplegar ambulancias y mantener la correspondencia con el Ministerio de Sanidad en caso necesario.


“Si le dices a la gente que va a estar aislada, va a estar esperando, potencialmente sin recibir tratamiento para otra cosa”, dijo Black en una entrevista telefónica. “Podría ser malaria o incluso fiebre tifoidea. Eso tiene un gran impacto en el espacio de las camas”, aclaró.


Los trabajadores sanitarios están yendo de puerta en puerta y capacitan a los residentes sobre los riesgos del virus y la importancia de la higiene de las manos. Los voluntarios de la Cruz Roja, vestidos con trajes de protección, también se encargan de realizar entierros dignos, sin que estén presentes los familiares de los pacientes fallecidos.


Hasta el momento no hay ninguna vacuna con eficacia y seguridad demostrada para prevenir la infección por la cepa sudanesa del ébola que circula en Uganda. Hasta el jueves pasado, las autoridades ugandesas habían documentado más de 1.800 contactos con el ébola, 747 de los cuales habían completado 21 días de seguimiento para detectar posibles signos de la enfermedad que se manifiesta como una fiebre hemorrágica viral, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de África.


Se considera que los huéspedes naturales del virus son los murciélagos frugívoros de la familia Pteropodidae. El virus del Ebola se introduce en la población humana por contacto estrecho con órganos, sangre, secreciones u otros líquidos corporales de animales infectados, de chimpancés, gorilas, murciélagos frugívoros, monos, antílopes y puercoespines infectados que se habían encontrado muertos o enfermos en la selva.


Posteriormente, el virus se propaga en la comunidad mediante la transmisión de persona a persona, por contacto directo (a través de las membranas mucosas o de soluciones de continuidad de la piel) con órganos, sangre, secreciones, u otros líquidos corporales de personas infectadas, o por contacto indirecto con materiales contaminados por esos líquidos.

4 views0 comments

Comments


bottom of page