top of page

El Gobierno de Estados Unidos realiza una multimillonaria inversión en autobuses ecológicos

Cuarenta y seis estados recibirán subvenciones para renovar sus flotas de autobuses.

El presidente Joe Biden prometió en campaña llevar a Estados Unidos a tener una flota automotriz verde. Como parte de este ambicioso proyecto, su administración está dedicando ahora un gran presupuesto para la compra de autobuses de baja emisión de carbono.


El Departamento de Transporte, liderado por Pete Buttigieg, entregará subsidios de alrededor de 1.700 millones de dólares a 46 estados y territorios para que adquieran autobuses que no emitan carbono o cuya emisión sea muy baja. Se estima que con este dinero, los gobiernos locales podrán comprar 1.700 autobuses ecológicos fabricados en Estados Unidos.


Los fondos de esta partida provienen de la mencionada ley de infraestructura aprobada en 2021, de la cual algunos gobiernos locales se han quejado de no haber recibido aún el dinero prometido. El presidente Biden ha afirmado en varias ocasiones que para transformar la flota automotriz de Estados Unidos es fundamental comenzar por el transporte público y los autobuses escolares. Este sería el primer paso de ese plan.


“Cada día, millones de estadounidenses se suben a 60 mil autobuses para ir al trabajo, a la escuela, a un hospital o a cualquier lugar que necesiten. Este es un esfuerzo sin precedentes para poner en las calles autobuses nuevos que causen menos daño al medio ambiente”, explicaba el Secretario Buttigieg a la prensa.


Esta es la primera fase de un proyecto más amplio de renovación de vehículos en el país, pero es la segunda vez que se destinan fondos para autobuses ecológicos. Meses atrás, la administración Biden ya había autorizado 3 mil millones de dólares para la compra de este tipo de vehículos, y se espera que en los próximos años se inviertan otros 5 mil millones de dólares adicionales.


Según los funcionarios del gobierno, este tipo de autobuses beneficiarán al medio ambiente al no emitir tanto carbono, lo que ayudará a reducir el denominado efecto invernadero que aumenta la temperatura en el planeta.


El problema actual con los vehículos eléctricos es la disponibilidad de puntos de carga. No existen suficientes estaciones de carga en las ciudades para abastecer a tantos vehículos eléctricos, ni hay suficiente capacidad de energía disponible. Especialmente durante los meses de verano, a menudo hay escasez de energía en muchas áreas del país, lo que plantea dudas sobre la viabilidad del proyecto con la infraestructura actual.

2 views0 comments

Comments


bottom of page