top of page
  • Writer's pictureEl Blog News

El magnate Wes Edens quiere construir “el tren bala más ecológico del mundo” en Estados Unidos

El copropietario de los Milwaukee Bucks y del Aston Villa planea que para los Juegos Olímpicos de Verano de Los Ángeles de 2028 este proyecto conecte a la ciudad de Las Vegas con la costa oeste del país a una velocidades de hasta 300 kilómetros por hora. Un sistema de transporte nunca antes visto en la nación norteamericana.

El miltimillonario estadounidense Wes Edens quiere incursionar en un nuevo proyecto de negocios que hasta ahora sería algo nuevo para los Estados Unidos: ofrecer un servicio de trasporte innovador a los ciudadanos de ese país, que al mismo tiempo le permita a él convertirse en un magnate de los trenes de alta velocidad.


Edens quiere crear para los Juegos Olímpicos de Verano de Los Ángeles de 2028, en EEUU, ”el tren bala más ecológico del mundo”, que vaya desde la costa oeste hasta Las Vegas en velocidades de hasta 300 kilómetros por hora.


“Cuando miras los sistemas en Japón, en los sistemas en China, nueve ciudades principales en Japón están conectadas con verdaderos trenes de alta velocidad; China tiene 42.000 km de rutas de trenes de alta velocidad. Tenemos cero”, le dijo el empresario a la revista Forbes.

“Vegas-to-LA es probablemente el mejor sistema del mundo que aún no se ha construido”, agregó.


Edens no sólo es un inversionista multimillonario del sector privado, es además cofundador de Fortress Investment Group y copropietario de los Milwaukee Bucks de la NBA, del club de fútbol Aston Villa de la Premier League inglesa y tiene un negocio de energía en crecimiento que se está expandiendo de las exportaciones de gas natural licuado a la producción de hidrógeno verde, de acuerdo con información de Forbes.


“No creo que sea un negocio para hacerse rico rápidamente. Es más un negocio de hacerse rico muy lentamente. Pero creo que el valor que está creando durante años o generaciones será tremendo. En lo que estoy muy enfocado es en que sea económicamente viable porque eso significa que habrá más de ellos”, aseguró el empresario en la misma entrevista a la prestigiosa revista estadounidense.


Edens está convencido de que esta es una gran oportunidad de introducir a los EEUU en la era de los trenes de alta velocidad. Hay que entender que este es un gran reto para el magnate, ya que EEUU es un país que se desarrolló muchísimo en el sector automotriz y construyendo grandes autopistas, por lo que, si bien el sistema de transporte público es una necesidad para la población estadounidense, en este momento no es un prioridad. Casi todo el mundo se ve obligado a tener un auto y están adaptados a ese sistema, depeniendo de la ciudad a la que se refiera.


Pero el enfoque que tiene Edens para construir trenes bala en EEUU es simple y difiere drásticamente del adoptado por la Autoridad del Ferrocarril de Alta Velocidad de California. Su plan se centra en “ubicarlos a lo largo de los corredores de carreteras existentes y colocar vías de acero en el suelo en lugar de costosos viaductos. Luego, construir estaciones de tren como propiedades comerciales de destino para generar ingresos adicionales”, esto es al que Edens ya ha estado tratando de perfeccionar en la Estación Central de Miami de Brightline en los últimos años con restaurantes, bares y tiendas.


“La compañía ya tiene una propiedad de 110 acres en Las Vegas para su futura estación, desarrollo comercial y tal vez incluso un estadio para un futuro equipo de la Major League Soccer en el que Edens podría participar”, destaca Forbes.


Los costos


Edens calcula que su proyecto costará 12 mil millones de dólares para poder desarrollar el sistema Brightline West de 350 kilómetros desde Las Vegas hasta Rancho Cucamonga, una ciudad del sur de California muy cerca de Los Ángeles, las cuales están unidas por una línea de tren suburbano actualmente operativo.


Estos precios son interesantes si se hace una comparación con la construcción del sistema de Los Ángeles a San Francisco dentro del mismo estado de California, el cual ha aumentado a por lo menos 108 mil millones dólares en los últimos 15 años, y se espera que la primera fase de 275 kilómetros que conecta ciudades en el Valle Central del estado cueste 35,3 mil millones de dólares cuando se inaugure en 2030.


Pero además, al plan de Edens no sólo es más largo, sino que está contemplado que todo el proyecto Brightline West estará electrificado y utilizará energía renovable. El pasado 20 de abril Brightline inauguró una estación en el Aeropuerto Internacional de Orlando, que conectará a los pasajeros con Miami en tres horas a partir de julio con trenes que circulan a una velocidad de hasta 200 kilómetros por hora.


Al día siguiente, Brightline presentó una solicitud de 4.000 páginas a la Administración Federal de Ferrocarriles, respaldada por Nevada y California, en busca de 3.750 millones de dólares en fondos de subvención para trenes de alta velocidad disponibles con la ley de infraestructura bipartidista de 2021 para construir Brightline West.


Edens le contó a Forbes que recaudará 8 mil millones de dólares adicionales de inversionistas privados para construir vías, líneas y estaciones de energía eléctrica y comprar trenes de un proveedor con operaciones de fabricación en los EEUU.


La empresa alemana Siemens, que suministra trenes para Brightline en Florida propulsados por combustible renovable, y Alstom, que fabrica los trenes Acela de Amtrak, compiten por construir locomotoras eléctricas para la línea de Las Vegas.


La energía para la línea de la costa oeste será suministrada por granjas solares masivas que se extienden por el desierto de California y Nevada y la energía geotérmica de la región del mar de Salton. “Será 100% electrificado y utilizará energía renovable”, dijo Edens a Forbes. “Será literalmente, no un adorno, el tren más verde del mundo”.

4 views0 comments
bottom of page