top of page
  • Writer's pictureEl Blog News

El presidente Biden se mantendrá callado sobre las acusaciones a Donald Trump

La Casa Blanca esquiva las preguntas al respecto. Su campaña no las responde. Y el mandatario demócrata mismo no quiere tener nada que ver con ello.

Es raro que un mandatario del mundo libre guarde silencio, pero es evidente que el presidente Joe Biden ha resuelto decir lo menos posible sobre la acusación presentada contra su predecesor Donald Trump por la justicia federal.


La Casa Blanca esquiva las preguntas al respecto. Su campaña no las responde. Y Biden mismo no quiere tener nada que ver con ello. “No tengo nada que decir sobre lo sucedido”, dijo a la prensa el viernes en Rocky Mount, Carolina del Norte.


Esta reticencia refleja la situación precaria y sin precedentes en que se encuentra Biden: así como Trump es el primer ex presidente acusado de un crimen federal, Biden es el primer presidente cuyo gobierno ha acusado a su principal rival político.


Aunque de ninguna manera fue imprevista, la acusación a Trump fue un nuevo recordatorio para los seguidores de Biden de que el presidente no quiere hacer declaraciones que lo introduzcan en el drama. Se precave de dar combustible a los intentos de Trump y sus aliados de presentar al Departamento de Justicia como impulsor de una persecución política.

Eric Dezenhall, consultor de comunicaciones en tiempos de crisis, dijo que Biden ha optado por la prudencia.


Ciertas posiciones uno las toma, no porque sean persuasivas sino porque son las menos dañinas”, dijo. “Cualquier sílaba que pronuncien Biden o el equipo de la Casa Blanca será utilizada en la corte y para validar políticamente la versión de la cacería de brujas”.

Una de las promesas de campaña centrales de Biden fue restaurar la independencia del Departamento de Justicia. Ahora quiere reforzar ese principio como cuestión tanto política como práctica.


“Jamás, ni una sola vez, le he insinuado al Departamento de Justicia qué debe hacer o no hacer, con respecto a presentar una acusación o no presentar una acusación”, dijo Biden el jueves. “Soy honesto”.


Horas después, dijo la Casa Blanca, el presidente se enteró de los 37 cargos criminales presentados contra Trump por un jurado de instrucción en Miami a través de la cobertura periodística del anuncio de Trump de su convocatoria a presentarse el martes.

Preguntado el viernes si había hablado con el secretario de Justicia, Merrick Garland, sobre el caso, Biden dio una respuesta lacónica.


No he hablado con él sobre nada”, dijo a la prensa. “No hablaré con él”.

Para complicar aún más las cosas para Biden, se enfrenta a su propia investigación fiscal especial sobre documentos clasificados descubiertos en su casa y antigua oficina. Las circunstancias fueron marcadamente diferentes: a diferencia de Trump, Biden devolvió voluntariamente los documentos al gobierno federal.


Mientras tanto, el hijo del presidente, Hunter, enfrenta una investigación en curso del Departamento de Justicia sobre sus finanzas y la compra de un arma de fuego bajo la influencia de sustancias ilegales.


Los republicanos que defienden a Trump ya han tratado de acusar a Biden de dirigir la acusación y alegan un doble rasero en la forma en que el Departamento de Justicia presenta los casos.


El presidente de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, calificó la acusación de Trump como una “grave injusticia” y prometió que los republicanos de la Cámara de Representantes “responsabilizarán esta descarada utilización del poder como arma”.

La idea de que el caso tiene un sesgo político suena real para casi la mitad de los estadounidenses.


Una encuesta de ABC News/Ipsos realizada durante el fin de semana encontró que el 47% de los adultos cree que los cargos en el caso de los documentos tienen motivaciones políticas, en comparación con el 37% que dice que no. Aún así, los estadounidenses también son más propensos a decir que Trump debe ser acusado que no, 48% a 35%. La mayoría de los republicanos dijo que no debería ser acusado y el 80% de ellos cree que los cargos tienen motivaciones políticas.

La Casa Blanca está rechazando la idea de cualquier intromisión política en la acusación. Los funcionarios continuaron sin comentar sobre el caso cuando se les presionó varias veces el lunes.


Lo que puedo decir, y nos han escuchado decir esto una y otra vez, es un presidente que respeta el estado de derecho. Este es un presidente que quiere asegurarse... de que el Departamento de Justicia sea verdaderamente independiente”, dijo el lunes la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre. “Dijo que durante la campaña está restaurando ciertamente la integridad del Departamento de Justicia. Eso es algo que es importante para este presidente”.


En privado, los asistentes de Biden expresan cierta satisfacción por la situación de Trump, y algunos desearían tener la libertad de destacar los presuntos delitos de Trump y la prisa de los republicanos por defenderlo ante los votantes. También existe la frustración de que Trump vuelva a robar el centro de atención nacional y el deseo de asegurarse de que Biden no sea absorbido por la vorágine.


Hablando en un evento de recaudación de fondos el lunes por la noche en Nueva York, la primera dama Jill Biden se aventuró donde su esposo no lo ha hecho, criticando a los republicanos por apoyar a Trump frente a la acusación.


“Mi corazón se siente tan roto por muchos de los titulares que vemos en las noticias”, dijo a los donantes. “Como acabo de ver, cuando estaba en mi avión, decía que el 61% de los republicanos votarían, vota por Trump”.


“No les importa la acusación. Así que eso es un poco impactante, creo”, agregó.

A los aliados de Biden se les ha dicho discretamente que mantengan un perfil bajo sobre el asunto y que se aseguren de no decir sin darse cuenta algo que atraiga al presidente a la controversia.


Dezenhall comparó la situación con cuando el entonces presidente Richard Nixon comentó sobre el juicio de Charles Manson y generó preocupaciones de que impediría que el acusado tuviera un juicio justo.


“Imagina lo que pasaría si se pensara que un tipo que ya tiene el apoyo del 40% del país está sufriendo un destino similar”, agregó la consultora de comunicación sobre Trump. “Las Casas Blancas están muy interesadas en este tipo de cosas”.


Dijo Dezenhall: “A pesar de lo devastadora que le parece esta acusación a Trump en este momento, hemos estado escuchando ‘Lo atraparon ahora’ desde 2015. No estoy tan seguro, y puede apostar que los demócratas más inteligentes tampoco lo están. .”

2 views0 comments

Comments


bottom of page