top of page
  • Writer's pictureEl Blog News

El rover Curiosity de la NASA halló pistas sobre el pasado acuático de Marte

El robot explorador, que lleva más de 10 años en el planeta rojo, descubrió rastros de lagos y olas impresos en rocas onduladas en una de las laderas del Monte Sharp.

Una selfie tomada por Curiosity que explora Marte desde 2012. (NASA; JPL-CalTech; Malin Space Science Systems)

Pese a haber sido eclipsado por su “hermano gemelo”, el robot Perservance en los últimos dos años, el intrépido explorador Curiosity de la NASA, que lleva más de 10 años sobre Marte, halló rastros certeros de agua en el planeta rojo


En concreto, descubrió rocas onduladas que sugieren que existían lagos y olas en una región del antiguo planeta, que los científicos esperaban que fuera más seca. “Esta es la mejor evidencia de agua y olas que hemos visto en toda la misión”, dijo Ashwin Vasavada, científico del proyecto Curiosity en el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA en California.


El rover, que ha estado explorando Marte desde 2012, transmitió impresionantes imágenes de patrones ondulados en la superficie de las rocas causados por las olas de un lago poco profundo hace miles de millones de años. Curiosity había encontrado previamente evidencia de que los lagos alguna vez cubrieron partes de Marte en los minerales salados que quedaron cuando se secaron. Pero los científicos de la NASA se sorprendieron al encontrar evidencia tan clara de agua en el cráter Gale que el rover ahora está explorando.


“Hemos escalado a través de muchos depósitos lacustres durante nuestra misión, pero nunca habíamos visto ondas en rocas tan claras. Esto fue especialmente sorprendente porque el área en la que estamos probablemente se formó en un momento en que Marte se estaba volviendo más seco”, enfatizó Vasavada en un comunicado.


Hace miles de millones de años, las olas en la superficie de un lago poco profundo levantaron sedimentos en su fondo, y con el tiempo crearon texturas onduladas que quedaron plasmadas en la roca.


Evolución planetaria


Desde 2014, el rover ha estado ascendiendo las laderas del monte Sharp, una montaña de 5 kilómetros de altura que una vez estuvo rodeada de lagos y arroyos que habrían proporcionado un entorno rico para la vida microbiana, si es que alguna vez existió.

Mount Sharp está formado por capas, con la más antigua en la parte inferior de la montaña y la más joven en la parte superior. A medida que el rover asciende, avanza a lo largo de una línea de tiempo marciana, lo que permite a los científicos estudiar cómo evolucionó Marte desde un planeta más parecido a la Tierra en su pasado antiguo, con un clima más cálido y abundante agua, hasta el desierto helado que es hoy.


Habiendo escalado casi 700 metros de la montaña, Curiosity ha encontrado estas texturas de roca ondulada preservadas en lo que se conoce como la “Banda marcadora”, una capa delgada de roca oscura que se destaca del resto del Monte Sharp. Esta capa de roca es tan dura que Curiosity no ha podido extraer una muestra de ella a pesar de varios intentos. El robot tuvo que intentarlo tres veces antes de encontrar un lugar lo suficientemente suave como para perforar.


Los científicos buscarán rocas más blandas la próxima semana. Pero incluso si nunca obtienen una muestra de esta inusual franja de roca, hay otros sitios que están ansiosos por explorar.


Muy por delante de Marker Band, los científicos pueden ver otra pista sobre la historia del agua antigua de Marte en un valle llamado Gediz Vallis. El viento esculpió el valle, pero se cree que un pequeño río erosionó un canal que lo atraviesa y que comienza más arriba en el monte Sharp. Los científicos sospechan que aquí también ocurrieron deslizamientos de tierra húmedos, que enviaron rocas y escombros del tamaño de un automóvil al fondo del valle.


Debido a que la pila de escombros resultante se asienta sobre todas las demás capas del valle, es claramente una de las características más jóvenes del Monte Sharp. Curiosity vislumbró estos escombros en Gediz Vallis Ridge dos veces el año pasado, pero solo pudo inspeccionarlos desde la distancia. El equipo del rover espera tener otra oportunidad de verlo a finales de este año.


Una pista más dentro de Marker Band que ha fascinado al equipo es una textura de roca inusual probablemente causada por algún tipo de ciclo regular en el tiempo o el clima, como las tormentas de polvo. No muy lejos de las texturas onduladas hay rocas formadas por capas que son regulares en su espaciado y grosor. Este tipo de patrón rítmico en las capas de rocas de la Tierra a menudo se deriva de eventos atmosféricos que ocurren a intervalos periódicos. Es posible que los patrones rítmicos en estas rocas marcianas sean el resultado de eventos similares, lo que sugiere cambios en el clima antiguo del Planeta Rojo.


“Las ondas de las olas, los flujos de escombros y las capas rítmicas nos dicen que la historia de húmedo a seco en Marte no fue simple”, recordó Vasavada que aseguró que el antiguo clima de Marte tenía una complejidad maravillosa, muy parecida a la de la Tierra”.


El rover también detectó escombros en un valle que fue arrastrado por deslizamientos de tierra húmedos en Mount Sharp, dijo la NASA. “Estos escombros de deslizamiento de tierra son probablemente la evidencia más reciente de agua que jamás veremos. Nos permitirá estudiar capas más altas en Mount Sharp que no podemos alcanzar”, precisó Vasavada.


El otro rover de la NASA en Marte, Perseverance, aterrizó en el Planeta Rojo en febrero de 2021 para buscar signos de vida microbiana pasada. Este robot recolectó 30 muestras de rocas y suelo en tubos sellados que se enviarán a la Tierra en algún momento de la década de 2030 para su análisis de laboratorio.

7 views0 comments

Comentarios

No se pudieron cargar los comentarios
Parece que hubo un problema técnico. Intenta volver a conectarte o actualiza la página.
bottom of page