• El Blog News

Esta inteligencia artificial puede copiar la intuición de un bebé de pocos meses

Según los creadores, el entrenamiento de la inteligencia artificial es tan efectivo que, en algunos casos, puede completarse en tan solo 28 horas.

Un robot puede aprender a realizar tareas complejas típicas de un humano entrenado. Sin embargo, al imitar a los bebés, todo cambia. Sí, suena extraño. Y es que los humanos en los primeros meses de sus vidas tienen una visión del mundo que no ha sido manipulada.


El aprendizaje, aunque lógicamente influido por la educación, tiene una poderosa dosis de intuición, que se hace evidente cuando un bebé se sorprende al ver movimientos que no siguen las reglas de la ley física. Esto es algo que una inteligencia artificial (IA) no podía hacer hasta ahora. Pero solo hasta ahora, porque un equipo de científicos de la empresa DeepMind ha diseñado un algoritmo que puede ser entrenado de la misma forma que un bebé de pocos meses.


Durante el entrenamiento, el algoritmo de inteligencia artificial, llamado PLATO por las siglas en inglés de Aprendizaje de Física a través de la Codificación Automática y el Seguimiento de Objetos, vio videos de pelotas moviéndose en diferentes formas. Así, pudo adquirir gradualmente conocimientos que le permitan discernir las leyes básicas que pueden distinguir a un bebé recién nacido.


Como un bebé de un mes, la IA no entiende esas profundidades de la física. Sin embargo, puede marcar la diferencia entre algo posible y algo imposible. Similar a un bebé que se maravilla ante algo imposible, la inteligencia artificial detecta que algo anda mal.

Un bebe normalmente puede dominar estas leyes básicas.


Estos científicos se basaron en estudios que los psicólogos han realizado a lo largo de los años sobre el comportamiento infantil. Se sabe que pueden distinguir el funcionamiento de una amplia gama de conceptos. Primero, solidez. Es decir, descubrieron que dos sólidos no pueden atravesarse.


Por otro lado, son plenamente conscientes de la permanencia. Esto significa que un objeto que está fijo en un lugar no puede desaparecer repentinamente. Finalmente, descubrieron la continuidad, por lo que un objeto se mueve a través del espacio en una alineación. No se puede saltar de repente de un lugar a otro.


Eso es básicamente lo que hacen los bebés. Sin embargo, estos científicos han agregado a su inteligencia artificial la capacidad de distinguir entre la inmutabilidad, por lo que las propiedades de un objeto no se pueden cambiar, y la inercia del movimiento.


Todo esto se le enseñó a PLATO a través de una serie de videos con pelotas. Esto es parte del proceso de entrenamiento mediante el cual los datos se introducen en un algoritmo de inteligencia artificial para que pueda generar patrones que le permitan realizar una determinada acción.


Por ejemplo, si se quiere entrenar una IA para detectar cáncer de mama en imágenes de mamografía, se debe entrenar previamente con miles de imágenes con y sin cáncer, para que establezca sus propios criterios. Habiendo dicho eso, en parte, esto también es lo que hacen los bebés. Observan el mundo y sacan sus propias conclusiones.


4 views0 comments