• El Blog News

La ciudad de América Latina que apuesta por el voto obligatorio para los residentes extranjeros

Incorporará a los migrantes con permanencia legal en el padrón electoral de forma automática, sin la necesidad de realizar un trámite previo, tal como sucedía antes.


Imagen general de la Ciudad de Buenos Aires

El 25 de octubre de 2018, la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires, Argentina, sancionó el primer Código Electoral en la historia del distrito. La medida trajo un beneficio sustancial para más de 400.000 extranjeros con residencia permanente en la ciudad: su empadronamiento en los comicios ─desde ahora─ será automático y obligatorio. Es decir, no tendrán la necesidad, como ocurría antes, de realizar un trámite previo para acceder a su derecho al voto. De esta forma, se empodera el sufragio migrante para las próximas elecciones primarias del 12 de septiembre y en las legislativas del 14 de noviembre, donde se elegirán nuevos diputados y jefes comunales, como así también a un jefe de Gobierno.


Desde ahora, todas las personas migrantes mayores de 16 años, con documento nacional de identidad argentino y domicilio en la ciudad de Buenos Aires, podrán acercarse a las urnas con mayor facilidad. Esto posibilita una participación electoral en la capital del país veinte veces superior en relación con los últimos comicios presidenciales del 2019. Según un informe oficial de la Defensoría del Pueblo, solo 20.857 extranjeros se registraron voluntariamente para votar aquel año. Sin embargo, a la hora de votar, se presentaron 8.965. El estudio refleja, por otro lado, que esa última cifra fue mucho mayor en comparación con las tres elecciones previas de 2017, 2015 y 2013. Lo que demuestra un interés en aumento a la hora de elegir autoridades por parte de ese segmento poblacional que, sumado a la nueva disposición, podría fortalecerse mucho más en septiembre.


Para Leonardo Farías, director del Centro de Estudios Sociales Para el Desarrollo Territorial (CESDET) ─organismo dedicado al estudio de la participación ciudadana en Buenos Aires─, la sanción de la ley de empadronamiento automático es un "logro" y reafirma el derecho migrante "para elegir a las autoridades de su distrito". "Era tan engorroso hacer antes el trámite del registro electoral que, aun cumpliendo con todos los requisitos para votar, muchos optaban por no hacerlo".


"Ahora todos los partidos que disputan la elección le están prestando mucha atención a este tipo de voto"


Si bien el número de personas extranjeras en condiciones de sufragar que finalmente se acercan a las urnas no es alto en comparación con el padrón total de la ciudad (dos millones y medio de electores), su importancia para las fuerzas políticas en campaña no es menor. "Ahora todos los partidos que disputan la elección le están prestando mucha atención a este tipo de voto. Dependiendo la cantidad que se presente ese día, pueden influir en la elección de tres o cuatro legisladores, que no es poco", advierte el director del CESDET.


Según estimaciones propias de la organización, basándose en estadísticas oficiales, la población migrante en Capital Federal está integrada por ciudadanos de Bolivia (unos 65.400); Paraguay (54.800); Perú (41.500); Uruguay (23.300); España (12.900); Italia (11.900); China (10.900); Brasil (6.900); Chile (6.500); Colombia (6.300); Venezuela (5.000) y Corea del Sur (5.000), entre otros. El 54 % son mujeres, mientras que el 46 % corresponden a varones.


Para Farías, sin embargo, la mayoría de las comunidades que viven en suelo porteño sufren un problema transversal que excede al derecho al voto: la discriminación. "Trabajamos con varios grupos de extranjeros en diferentes territorios y todos señalan la hostilidad con que se los recibe acá. Por eso es importante generar más espacios institucionales en donde ellos puedan expresar sus inquietudes con respecto a la ciudad", confiere.


Gente deposita su voto en las primarias en Buenos Aires, Argentina, agosto de 2017

Por su parte, Natalia Escoffier, oficial nacional de Políticas y Enlace de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) de Argentina, destaca la importancia sociodemográfica que los extranjeros tienen en Buenos Aires: "De los 2,3 millones de personas migrantes que habitan en total en la Argentina, el 95 % lo hace en zonas urbanas, como es el caso de Capital Federal".


En relación con la nueva medida electoral, la especialista lo suma a la fuerte impronta de derechos sociales existentes para ciudadanos de otros países: "No es necesario, por ejemplo, contar con un documento argentino para acceder a los servicios de salud, educación, trabajo, justicia, entre otros", detalla Escoffier. Y agrega: "Eso no exime que en materia de políticas públicas aún queden nuevas áreas por explorar en favor de la población migrante local".

¿Qué dicen los residentes extranjeros?

Si bien es presuroso vaticinar qué tipo de resultados electorales tendrá el empadronamiento automático, lo cierto es que no todos conocen su existencia, pese a tener ya tres años de sanción. Adolfo Mamani, trabajador de la construcción de 42 años y residente boliviano con ocho años en Buenos Aires, asegura que "no sabía que podía votar sin ningún trámite", pero que igualmente no lo hará. "No me siento representado por los políticos de acá. ¿Qué hicieron por las comunidades bolivianas? Si ahora quieren nuestro voto, que se olviden", confiesa.


Si bien su documento argentino lo registró en la ciudad, habilitándolo al sufragio, desde el 2016 vive en la Provincia de Buenos Aires. "Muchos compatriotas sacamos el documento en Capital porque era más fácil, todos empezamos en el mismo lugar, pero después nos vamos. Es muy caro vivir ahí. No voy a viajar para votar en un lugar donde ya no vivo", asegura.


En otra línea, Melisa Alterio, de 29 años, quien llegó desde Venezuela hace cuatro años y hoy trabaja en una empresa de tecnología, explica que le gustaría acercarse a las urnas en septiembre, pero que aún no tiene en claro a qué fuerza política elegirá. "Los venezolanos ya armamos lazos fraternales con Buenos Aires, la adoptamos, así que queremos lo mejor para la ciudad", dice. Respecto a la creación del Código Electoral en el distrito que facilitará el empadronamiento, Alterio celebra la medida y señala que se había enterado el año pasado, en plena pandemia. "Tengo varios grupos de WhatsApp solo de venezolanos en donde nos pasamos información importante. Ahí nos explicaron bien cómo era todo y lo sencillo que es ahora", agrega.


En los últimos comicios de 2019, el 'Frente de Todos', fuerza que hoy conduce la presidencia, obtuvo el 65,88 % de los votos de extranjeros en la ciudad, mientras que 'Vamos Juntos', partido oficialista en el distrito, obtuvo el 27,55 %. Ahora solo queda esperar.

6 views0 comments