top of page
  • Writer's pictureEl Blog News

La inflación interanual de Estados Unidos en abril registró una baja mínima y se ubicó en 4,9%

La cifra es una décima menos que la del mismo período de 2022. Mensualmente, el índice de precios al consumidor subió un 0,4%, lo que puede influir en las tasas de interés que fija la Reserva Federal.

La inflación al consumo en Estados Unidos sólo bajó ligeramente en abril, según informó el miércoles el Departamento de Trabajo, a pesar de los grandes esfuerzos por enfriar la economía y frenar la subida de precios.


El índice de precios al consumo (IPC), un indicador clave de la inflación, subió un 4,9% con respecto a hace un año, apenas un poco menos que el 5,0% de marzo.


Aunque la última cifra es un paso en la dirección correcta y marca la menor subida anual en unos dos años, sigue estando muy por encima de los niveles anteriores a la pandemia. “El índice de la vivienda fue el que más contribuyó al aumento mensual de todos los artículos, seguido de los aumentos en el índice de automóviles y camiones usados y el índice de la gasolina”, dijo el Departamento de Trabajo en un comunicado.


Mensualmente, el IPC general subió un 0,4% en abril, frente al 0,1% de marzo. La tasa de inflación del país se ha enfriado constantemente desde que alcanzó un máximo del 9,1% el pasado mes de junio, pero sigue estando muy por encima del objetivo del 2% fijado por la Reserva Federal.


La Reserva Federal está prestando especial atención a los llamados precios subyacentes, que excluyen los costes volátiles de los alimentos y la energía y se consideran un mejor indicador de las tendencias de la inflación a largo plazo. Los precios subyacentes aumentaron un 0,4% de marzo a abril, igual que de febrero a marzo.


Es el quinto mes consecutivo en que los precios subyacentes aumentan un 0,4% o más. Este ritmo de aumento está muy por encima del objetivo del 2% fijado por la Reserva Federal.

En comparación con hace un año, los precios subyacentes aumentaron un 5,5%, justo por debajo del incremento anual del 5,6% registrado en marzo.


Los economistas afirman que la ralentización general de la inflación estadounidense desde el verano pasado podría resultar haber sido una fase relativamente fácil del empeño del país por vencer a la inflación.


Se han resuelto los problemas de la cadena de suministro que dejaron vacías las estanterías de muchos supermercados y retrasaron la entrega de muebles, coches, aparatos electrónicos y muchos otros productos. Los precios de la gasolina han bajado desde que alcanzaron los 5 dólares el galón en todo el país tras la invasión rusa de Ucrania, aunque volvieron a subir en abril después de que la OPEP acordara recortar la producción de petróleo.


Sin embargo, a diferencia de los precios de los bienes, los costes de los servicios -desde las comidas en restaurantes a los seguros de automóvil, pasando por la atención dental o la educación- siguen subiendo. Una de las principales razones es que las empresas han tenido que subir los salarios en esos sectores para encontrar y retener trabajadores. Los funcionarios de la Reserva Federal afirman que la rápida subida de los salarios, aunque beneficia a los trabajadores, ha contribuido al aumento de los costes en el sector servicios, ya que la mano de obra representa una parte importante de los gastos de este sector.


La semana pasada, la Reserva Federal señaló que podría hacer una pausa en sus subidas de tasas, tras imponer 10 alzas consecutivas, para poder tomarse tiempo para evaluar cómo ha afectado a la economía el encarecimiento de los préstamos. Sin embargo, es posible que el impacto económico total de las subidas no se haga evidente hasta dentro de unos meses.


Durante más de dos años, la elevada inflación ha sido una carga significativa para los consumidores estadounidenses, una amenaza para la economía y un reto frustrante para la Reserva Federal. Desde marzo de 2022, el banco central ha subido su principal tipo de interés en 5 puntos porcentuales para tratar de reducir la inflación hasta su objetivo del 2%.

Además de encarecer los préstamos a consumidores y empresas, estos tipos más altos han contribuido a la quiebra de tres grandes bancos en los últimos dos meses y a un probable retroceso de los préstamos bancarios. El resultado podría ser un mayor debilitamiento de la economía.


Y lo que es aún más inquietante, el techo de la deuda pública podría sobrepasarse a principios de junio, y los republicanos del Congreso se niegan a elevarlo a menos que el presidente Joe Biden y los demócratas del Congreso acuerden fuertes recortes del gasto. Si el techo de la deuda no se eleva a tiempo, el país dejaría de pagar su deuda, un escenario que podría desencadenar una crisis económica mundial.


En su reunión de la semana pasada, los responsables políticos de la Reserva Federal acordaron subir su tipo de interés de referencia en un cuarto de punto, hasta el 5,1%, el nivel más alto en 16 años. Las subidas de tipos de la Reserva Federal, que pretenden enfriar el gasto, el crecimiento y la inflación, han provocado un aumento de los costes de las hipotecas, los préstamos para automóviles y los préstamos para tarjetas de crédito y empresas.


La mayoría de los economistas creen que, con el tiempo, las subidas de tipos tendrán el efecto deseado. Sin embargo, a la mayoría también le preocupa que las subidas debiliten la economía hasta el punto de llevarla a una recesión en algún momento de este año.

3 views0 comments

Kommentare


bottom of page