• El Blog News

La inteligencia de EEUU aseguró que Ucrania podría retomar Kherson antes del invierno boreal

Los analistas militares aseguran que Kiev tiene el impulso de su lado, lo que le brinda la oportunidad de determinar dónde quiere concentrar los esfuerzos para recuperar territorio.

El ejército ucraniano podría recuperar varias ciudades en el Donbás e incluso retomar la ciudad de Kherson en las próximas seis semanas, antes de que el invierno obligue las partes en conflicto a una pausa en los combates, de acuerdo a evaluaciones de la Inteligencia estadounidense reveladas este jueves.


Según dijeron funcionarios estadounidenses al diario The New York Times, las unidades rusas podrían romperse ante la presión sostenida de Ucrania, lo que permitiría que el ejército de Kiev continúe retomando las ciudades en el este del país, incluso la región anexionada por el presidente ruso, Vladimir Putin, en septiembre.


Los funcionarios estadounidenses sostienen que el avance ucraniano pronto podría obligar a las fuerzas rusas en Kherson a retroceder más allá del río Dnipro, devolviendo la mayor parte de la ciudad al control ucraniano. Los comandantes rusos habían recomendado retirarse al río, solo para que Putin anulara esa orden. Esta semana, los funcionarios de ocupación rusos comenzaron los esfuerzos para evacuar a unas 60.000 personas desde Kherson al lado occidental del Dnipro, antes de la ofensiva ucraniana.


Sin embargo, hay pocas posibilidades de un colapso generalizado de las fuerzas rusas que permitiría a Ucrania tomar otra gran franja de territorio, similar a la que reclamó el mes pasado, según los funcionarios.


Los funcionarios estadounidenses y ucranianos también dijeron que es probable que el conflicto continúe durante varios meses más a pesar de que la guerra ha favorecido a Ucrania recientemente. En los últimos días, la lucha se ha intensificado. En una nueva fase del conflicto, Moscú declaró abiertamente su intención de atacar cada vez más centros de energía, agua y otra infraestructura clave de Ucrania.


Hanna Shelest, directora de programas de seguridad en el Foreign Policy Council Ukrainian Prism, con sede en Kiev, dijo a la agencia AP que con su nueva estrategia, el ejército ruso espera destruir suficiente infraestructura ucraniana como para hacer la vida tan insoportable que la población culpe a su propio gobierno.

Aún así, los analistas militares aseguran que Ucrania tiene el impulso de su lado, lo que le brinda la oportunidad de determinar dónde quiere concentrar los esfuerzos para recuperar territorio.


“Aquí hay una ventana de oportunidad para Ucrania”, dijo al NYT Mason Clark, analista militar ruso del Instituto para el Estudio de la Guerra. “Los ucranianos tienen la libertad de elegir dónde van a atacar”.


Los funcionarios estadounidenses que hablaron con el NYT bajo condición de anonimato afirmaron que Ucrania debería continuar aprovechando su ventaja en las próximas semanas, pero no hasta el punto de extender demasiado sus líneas de suministro militar o dar al ejército ruso la oportunidad de explotar cualquier debilidad en las líneas defensivas de Ucrania.


Los oficiales ucranianos están de acuerdo en que están logrando avances, pero a un alto costo. “Estamos avanzando, pero no tan rápido como lo hicimos en la provincia de Kharkiv”, dijo el mayor Yaroslav Galas, comandante de compañía de la 128ª Brigada Separada de Asalto de Montaña, que lucha en la región de Kherson. “Y hay muchas pérdidas”.


Aún así, algunos funcionarios estadounidenses dijeron que los ucranianos parecían listos para avanzar y romper el estancamiento en Lugansk, donde es posible que rodeen o rompan las líneas defensivas rusas. Junto a Lugansk podrían tomar el control de la estratégica ruta 66, que Rusia ha estado utilizando para abastecer a sus tropas en las áreas ocupadas.


“Dada la dinámica del campo de batalla, los funcionarios estadounidenses no creen que haya una pausa prolongada en el combate. La nieve invernal no retrasará la lucha, pero sí lo hará el barro de finales de otoño, lo que los rusos llaman rasputitsa. Una vez que el suelo se endurece en febrero, alrededor del primer aniversario de la invasión, los ejércitos pueden volver a moverse con mayor rapidez”, escribe el NYT.


Según el NYT, Rusia puede usar los próximos cuatro o cinco meses para reagruparse, posiblemente dando algún grado de entrenamiento a sus soldados recién movilizados. Pero lo que suceda después, dijeron los funcionarios al diario estadounidense, es una pregunta abierta.

3 views0 comments