top of page
  • Writer's pictureEl Blog News

La nave de la NASA que trae muestras de un asteroide corrigió su curso y regresa a la Tierra

Se trata de la misión OSIRIS-REx que arribará a nuestro planeta el próximo año luego de impactar al asteroide Bennu en octubre de 2020. Trae 250 gramos de material primigenio del Sistema Solar.

La sonda estadounidense Osiris-Rex de la NASA corrigió su trayectoria a la Tierra con la valiosa carga útil que lleva: muestras del asteroide Bennu recogidas en 2020 que traerá a la Tierra el año próximo.


La Agencia Espacial estadounidense dio a conocer ayer que el 21 de septiembre, la nave espacial OSIRIS-REx encendió sus propulsores durante 30 segundos para corregir el rumbo que la traiga nuevamente a nuestro planeta. Esta es la primera vez que el aparato que transportaba una muestra del asteroide cercano a la Tierra Bennu, altera su trayectoria desde que abandonó la roca espacial el 10 de mayo de 2021.


Los asteroides están formados por material sobrante del comienzo del sistema solar y la formación de sus planetas, incluida la Tierra. Los científicos esperan que al estudiar los retornos de OSIRIS-REx de polvo y roca el 24 de septiembre de 2023, puedan aprender más sobre los componentes básicos del sistema solar, y potencialmente incluso sobre los de la vida misma. La misión de devolución de muestras OSIRIS-REx, conocida formalmente como Origins, Spectral Interpretation, Resource Identification, Security-Regolith Explorer, tiene la tarea de completar lo que está lejos de ser una simple “entrega de paquetes”, según detalla la NASA.


La nave espacial debe acercarse a la Tierra con una velocidad precisa y en la dirección correcta para entregar la cápsula que contiene la muestra recolectada de Bennu a la atmósfera del planeta de manera segura. “Si la cápsula tiene un ángulo demasiado alto, saltará de la atmósfera. Con un ángulo demasiado bajo, se quemará en la atmósfera de la Tierra”, explicó Mike Moreau, subdirector del proyecto OSIRIS-REx en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Maryland, en un comunicado.


Correcciones de rumbo adicionales como esta, por lo tanto, serán esenciales durante el próximo año para garantizar el éxito de la misión de siete años, que se lanzó el 8 de septiembre de 2016 y llegó a Bennu el 20 de octubre de 2020.


Si OSIRIS-REx se mantuviera en su trayectoria actual, la nave espacial pasaría por la Tierra a una distancia de aproximadamente 2200 kilómetros, por lo que en julio de 2023, la nave espacial comenzará una serie de maniobras de dirección. “Durante el próximo año, ajustaremos gradualmente la trayectoria de OSIRIS-REx para apuntar a la nave espacial más cerca de la Tierra. Tenemos que cruzar la órbita de la Tierra en el momento en que la Tierra estará en ese mismo lugar “, agregó en la declaración.


El proceso llevará la nave espacial a unos 250 km de la superficie terrestre. Esto está lo suficientemente cerca como para liberar su cápsula que contiene las muestras a la atmósfera terrestre para un aterrizaje de precisión guiado por paracaídas en el Campo de Entrenamiento y Pruebas de Utah de la Fuerza Aérea en el Desierto del Gran Lago Salado.


A continuación, el personal de la NASA llevará la carga devuelta a un laboratorio de conservación recientemente construido y especialmente diseñado en el Centro Espacial Johnson en Houston. Los científicos utilizarán equipos como cajas de guantes especializadas, herramientas y contenedores de almacenamiento, todos los cuales están diseñados para evitar que la muestra se contamine y, por lo tanto, permanezca lo más cerca posible de cómo estaba cuando OSIRIS-REx la recolectó. Las muestras recolectadas por la misión también se enviarán a equipos de científicos de todo el mundo y se conservará una muestra grande para que la estudien las generaciones futuras.


Sin embargo, no todos los hallazgos de Bennu de la misión OSIRIS-REx deben esperar a la muestra. Incluso antes de que la nave espacial llegue a la Tierra el próximo año, entregó datos que podrían enseñar a los investigadores más sobre el asteroide. En julio, los científicos anunciaron que los datos recopilados por OSIRIS-REx sobre la superficie de Bennu revelaron que el asteroide está tan suelto en su composición que si la nave espacial hubiera intentado aterrizar en él en lugar de disparar sus propulsores para retroceder rápidamente, se habría hundido debajo de su superficie.


OSIRIS-REx también ha proporcionado a la NASA datos que son importantes para calcular la órbita futura del objeto potencialmente peligroso hasta el año 2300. Esta información podría ser crucial para determinar si Bennu, que tiene un diámetro de 490 metros, podría impactar contra la Tierra después de su aproximación cercana en 2135. “La misión de Defensa Planetaria de la NASA es encontrar y monitorear asteroides y cometas que pueden acercarse a la Tierra y pueden representar un peligro para nuestro planeta”, precisó Kelly Fast, gerente del Programa de Observaciones de Objetos Cercanos a la Tierra de la NASA.


“Llevamos a cabo este esfuerzo a través de estudios astronómicos continuos que recopilan datos para descubrir objetos previamente desconocidos y refinar nuestros modelos orbitales para ellos. La misión OSIRIS-REx ha brindado una oportunidad extraordinaria para refinar y probar estos modelos, ayudándonos a predecir mejor dónde estará Bennu cuando se acerque a la Tierra dentro de más de un siglo”, concluyó la especialista.

3 views0 comments

댓글


bottom of page