top of page
  • Writer's pictureEl Blog News

La tasa de natalidad mundial sigue disminuyendo y podría causar una crisis de “subpoblación” en el 2100, según expertos

Las políticas de control de natalidad, junto a los cambios en estilos de vida y presiones económicas actuales, son factores que inciden en la disminución de la tasa de fertilidad.

Una advertencia global de la Federación Internacional de Sociedades de Fertilidad (IFFS) señaló que un 93% de los países, incluidos el Reino Unido y Estados Unidos, podrían enfrentar una crisis de ‘subpoblación’ para finales del siglo XXI. Según el informe, la tasa de fertilidad global está disminuyendo, con implicaciones significativas para las economías y sistemas sociales si la tendencia continúa.


Según los autores del informe, esta predicción se debe a que “muchas políticas se basaban en el objetivo de reducir el crecimiento poblacional debido a la preocupación de que la superpoblación provocaría hacinamiento, malas condiciones sanitarias, epidemias, hambrunas, guerras, migraciones masivas, aumento de las desigualdades humanas y daños medioambientales que provocarían el apocalipsis humano”, citó el diario británico Daily Mail.


El estudio, publicado en la revista Human Reproduction Update, indicó que la mayoría de las naciones no alcanzarán la tasa de fertilidad de reemplazo de 2.1 hijos por mujer. Este fenómeno dejará a los países con un número insuficiente de jóvenes para sostener la fuerza laboral y los servicios públicos, intensificando el envejecimiento poblacional.

El reporte acentúa que mientras que algunos países en desarrollo aún tienen tasas de fertilidad altas, como Níger en África Occidental con 6.86 hijos por mujer en 2022, incluso estas naciones podrían experimentar una disminución poblacional si persisten las tendencias actuales.


La proyección estimada de los expertos es que la población mundial podría alcanzar su punto máximo en 9,400 millones de personas en 2064, para luego comenzar un declive. Ante este panorama, advierten que la baja de nacimientos, sin importar dónde sea, puede incrementar la fricción social y política, por lo que algunos países ya están implementando medidas para incentivar la natalidad.


Las causas y posibles soluciones


El enfoque en la promoción de la anticoncepción y, en algunos casos, la legalización del aborto, también ha impactando el crecimiento poblacional. Otros de los factores destacados por los expertos tienen que ver con los estilos de vida, las presiones económicas y las preocupaciones medioambientales entre los jóvenes. La obesidad y la contaminación también han sido identificadas como barreras para la fertilidad tanto en hombres como en mujeres.

Por otro lado, el acceso a tratamientos de fertilidad es desigual y muchas veces inaccesible para quienes lo necesitan. Frente a este aspecto, el presidente de la IFFS, Edgar Mocanu, aseguró que “un paso sencillo es ofrecer una educación equilibrada sobre fertilidad y anticoncepción, para que todo el mundo pueda decidir cuándo prevenir el embarazo y cuándo es ideal para ellos formar una familia, si así lo deciden”.


El multimillonario y CEO de Tesla, Elon Musk, lleva años advirtiendo sobre el peligro de la subpoblación, sosteniendo que es una amenaza para la civilización. En 2017, señaló que muy pocas personas parecen notar o preocuparse por el rápido declive poblacional. Más tarde, en 2021, advirtió que la civilización podría desmoronarse si no se incrementa la natalidad. Y recientemente, reiteró esta idea expresando que una vez que la tasa de natalidad comienza a caer, “se acelera”. Estas declaraciones han sido recurrentemente compartidas en sus intervenciones públicas y su cuenta de Twitter.


El empresario ha hecho hincapié en la necesidad de que las personas tengan más hijos y ha citado la disminución demográfica en Japón como un signo alarmante, además de pronosticar que si la tendencia de baja natalidad en Italia continúa, el país podría quedarse sin gente.


En respuesta a la disminución de las cifras de natalidad, algunos países han tomado medidas extremas para incentivar a sus ciudadanos a tener más hijos. Por ejemplo, regiones con baja población en Finlandia están ofreciendo 11.100 dólares por cada hijo que tengan las parejas, cantidad que se distribuye a lo largo de diez años. Por su parte, Estonia proporciona una ayuda mensual de 66 dólares por el primer y segundo hijo, y 110 dólares por el tercero. Además, las familias con tres hijos reciben un bono adicional de 330 dólares.

9 views0 comments

Comments


bottom of page