• El Blog News

Las pesadillas recurrentes podrían ser un signo temprano de Parkinson, revela un nuevo estudio

Según los investigadores, los hombres serían más propensos a experimentar sueños angustiantes asociados con el desarrollo de la enfermedad neuronal que las mujeres.

Las recurrentes pesadillas podrían ser un signo temprano de la enfermedad de Parkinson, según una nueva investigación en hombres mayores.


Los sueños angustiosos se han asociado durante mucho tiempo con la enfermedad neurológica, especialmente entre los hombres, pero este es el primer estudio que investiga si estos síntomas son una advertencia de la enfermedad de Parkinson o un subproducto de la enfermedad.


Al rastrear la salud de 3.818 hombres mayores con un funcionamiento cerebral típico durante 12 años, los investigadores encontraron que aquellos que experimentaban pesadillas frecuentes tenían el doble de probabilidades de desarrollar Parkinson.


La mayoría de los diagnósticos ocurrieron dentro de los primeros cinco años del estudio.

Los resultados sugieren que los adultos mayores podrían ser examinados para detectar la enfermedad de Parkinson preguntándoles sobre el contenido de sus sueños. Luego, se podrían emplear intervenciones tempranas para ayudar a detener la posible aparición de síntomas físicos, como temblores, rigidez y lentitud.


Uno de los mayores desafíos con la enfermedad de Parkinson es el diagnóstico temprano. Cuando la mayoría de las personas descubren que tienen la enfermedad, ya han perdido entre el 60 y el 80 por ciento de las neuronas liberadoras de dopamina en parte de su tronco cerebral.


Además, un estudio anterior realizado por el mismo investigador encontró que los pacientes con sueños angustiosos tienen cinco veces más probabilidades de mostrar una progresión rápida de la enfermedad.


“Aunque puede ser realmente beneficioso diagnosticar la enfermedad de Parkinson de manera temprana, existen muy pocos indicadores de riesgo y muchos de estos requieren pruebas hospitalarias costosas o son muy comunes e inespecíficos, como la diabetes”, explica el neurólogo Abidemi Otaiku de la Universidad de Birmingham. en el Reino Unido.


“Si bien necesitamos llevar a cabo más investigaciones en esta área, identificar la importancia de los malos sueños y las pesadillas podría indicar que las personas que experimentan cambios en sus sueños en la vejez, sin ningún desencadenante obvio, deben buscar atención médica”, agrega.


El vínculo entre el sueño y el Parkinson es algo que los investigadores han estado investigando durante varios años.


Aproximadamente una cuarta parte de los pacientes de Parkinson reportan sueños angustiosos frecuentes desde el momento del diagnóstico, y algunos reportan tener pesadillas hasta 10 años antes de que fueran diagnosticados.


Estudios anteriores sugieren que las personas con enfermedad de Parkinson tienen cuatro veces más probabilidades de experimentar pesadillas frecuentes que las de la población general. Los pacientes de Parkinson también son más propensos a desarrollar trastornos del sueño de movimientos oculares rápidos, que hacen que los sueños se reproduzcan físicamente durante la noche.


Sin embargo, hasta ahora, no estaba claro si estos síntomas eran un subproducto del Parkinson o prodrómicos, que es el término que usan los científicos para los síntomas menores que aparecen antes de que aparezcan los síntomas principales.


La investigación actual ayuda a aclarar esa distinción al rastrear una gran muestra de hombres mayores durante más de una década. En el estudio, los participantes con sueños angustiosos frecuentes autoinformados tenían dos veces más probabilidades de desarrollar Parkinson durante 12 años.


Además, en los primeros cuatro años del estudio, los sueños angustiosos frecuentes se asociaron con un aumento de seis veces en el riesgo de desarrollar la enfermedad neurológica.


Sin más investigación para medir la actividad cerebral durante el sueño, es difícil decir qué sucede a nivel biológico en los pacientes de Parkinson que experimentan pesadillas.

Los hombres con Parkinson tienden a tener sueños más perturbadores que las mujeres con Parkinson, pero aún no está claro por qué. Una hipótesis es que el inicio tardío de las pesadillas es un signo temprano de neurodegeneración en algunos hombres.


Las mujeres son significativamente más propensas a experimentar pesadillas regulares a temprana edad, pero después de los 65 años, los hombres comienzan a ponerse al día.

Tal vez algo esté cambiando en la corteza frontal, que regula las emociones durante el sueño, a medida que el cerebro masculino envejece. Los investigadores ahora planean usar la electroencefalografía para descubrir qué podría ser ese algo.

1 view0 comments