top of page
  • Writer's pictureEl Blog News

Los brasileños emigran cada vez más y el país ya es parte de la ruta de los rusos rumbo a Estados Unidos

El aumento mayor al 200% en el registro de ciudadanos del gigante sudamericano que intentan ingresar al país norteamericano sin la documentación adecuada es el reflejo de una tendencia en crecimiento.

Brasil está experimentando una oleada emigratoria sin precedentes. Según datos de la Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras de Estados Unidos (U.S. Customs and Border Protection en inglés), 11.119 brasileños ilegales fueron detenidos por la Patrulla de Fronteras desde octubre de 2023 hasta enero de 2024. Se trata de un aumento del 210% en comparación con el mismo periodo del año anterior, que registró 5.295 clandestinos del gigante sudamericano. Los brasileños aprehendidos por la Patrulla Fronteriza de EEUU fueron 3.155 en noviembre frente a los 1.178 del mismo mes de 2022 (un incremento del 268%), mientras que en diciembre de 2023 fueron 3.245 frente a los 1.599 de diciembre del año anterior (+203%). Pero lo más preocupante son las cifras de menores que salen de Brasil, muchos de ellos no acompañados, para buscar una nueva vida en grandes metrópolis como Nueva York o Miami. Los números dicen que desde 2020 hasta hoy unos 15.700 menores salidos de Brasil han cruzado el infierno de la selva del Darién, el único nexo terrestre entre Sudamérica y Centroamérica. Un gigantesco territorio inhóspito entre Colombia y Panamá, controlado por el narcotráfico, donde también viven comunidades indígenas. En los últimos años se ha convertido en un ecosistema imperfecto de la desesperación de los emigrantes: un centenar de kilómetros de viaje con el terror constante de no llegar al destino. Más de 1.500 personas llegaron al final de la ruta cada día en 2023, mientras que miles murieron en el camino.


La paradoja es que de esos más de 15.000 niños y adolescentes brasileños que han cruzado la selva del Darién desde 2020, la mayoría eran hijos de padres que a su vez habían emigrado al gigante latinoamericano, principalmente haitianos pero también angoleños. Una cifra que revela las dificultades de supervivencia de quienes habían elegido Brasil, históricamente una meca de la emigración europea. Muchos de los haitianos que ahora buscan fortuna en Estados Unidos habían llegado al gigante latinoamericano tras el terrible terremoto que asoló Haití en 2010. Aquí tuvieron hijos que, según la legislación local, basada en el ius sanguinis, son a todos los efectos ciudadanos brasileños. Sin embargo, la dificultad de los extranjeros para hacerse una vida económica en Brasil les está empujando de nuevo hacia el norte, hacia Estados Unidos, ahora desbordado por un impresionante flujo migratorio. Sólo en diciembre de 2023, 300.000 personas entraron en Estados Unidos a través de México en situación migratoria irregular, ya sea ilegal o en busca de asilo. Una cifra enorme que, sin duda, también pesará en el resultado de las elecciones presidenciales de noviembre.


En cuanto a los brasileños que cruzan el Darién, la ruta es la misma que para los demás migrantes. Recorren más de 50 km en botes por el golfo de Urabá, controlado por el cártel del Golfo. Luego les esperan 20 km a pie en la llamada “montaña de la muerte”, una cordillera con picos de hasta 1.800 metros de altura. Finalmente, el último tramo son unos 36 km en canoas cruzando el llamado “río de la muerte”, el Turquesa, cuyas fortísimas corrientes a menudo dan la vuelta a las canoas, matando a los emigrantes.


Muchos brasileños, sin embargo, prefieren evitar el Darién. Son los que llegan a México en avión y desde allí consiguen la ayuda de coyotes bien pagados que pertenecen a redes criminales. Por muchos que consiguen pasar, hay otros tantos que mueren trágicamente. En 2021 un caso conmovió a todo Brasil, el de Lenilda dos Santos, una enfermera del estado de Rondonia abandonada en pleno desierto de Nuevo México por tres amigos de infancia que, como ella, intentaban entrar en Estados Unidos con la ayuda de un coyote. Lenilda había caído enferma, el grupo había prometido volver a por ella pero en lugar de eso la dejaron morir sin agua ni rescate. Las patrullas de emigración estadounidenses la encontraron muerta al cabo de nueve días.

En cambio, las deportaciones desde Estados Unidos disminuyeron. Según datos de la Policía Federal brasileña, entre enero y octubre de 2023 fueron deportados a Brasil 1.557 brasileños, con una media de unas 5 deportaciones diarias. En 2022 habían sido 4.457, con una media diaria de unas 12 deportaciones, casi siempre al estado de Minas Gerais, principal centro de emigración ilegal hacia Estados Unidos. Esta caída puede atribuirse en gran medida al fin de la aplicación del llamado “Título 42″, una ley estadounidense diseñada para frenar la inmigración, implementada durante la pandemia. El “Título 42″ entró en vigor durante la administración de Donald Trump y continuó bajo la de Joe Biden. Esta ley permitía la deportación casi inmediata de los migrantes que cruzaban la frontera ilegalmente, impidiendo el análisis de las solicitudes de asilo.


Además de la ruta estadounidense, en los últimos años los brasileños también han elegido Europa. El principal destino es Portugal, donde los brasileños representan ya el 30% de los aproximadamente 980.000 migrantes que han llegado al país en los últimos 10 años. Las elecciones de ayer, que vieron el crecimiento de la derecha, amenazan ahora con convertirse en un punto de inflexión en la política migratoria del país europeo, donde la decisión de ofrecer la residencia con el llamado “visado de oro” a cambio de inversiones inmobiliarias de 500 mil euros ha reducido drásticamente el mercado inmobiliario, obligando a decenas de brasileños con salarios bajos a vivir en chabolas improvisadas. En Lisboa, cerca de la playa de Carcavelos, han aumentado las tiendas de acampada o camas improvisadas de brasileños incapaces de pagar el alquiler de una vivienda. Los brasileños en Portugal, recordémoslo, son los segundos en cantidad después de los británicos.

La Alianza Democrática (AD) -coalición conservadora formada por el Partido Popular Monárquico (PPM), el Partido Socialdemócrata (PSD) y el Centro Democrático Social-Partido Popular (CDS-PP)- declaró en su campaña electoral que Portugal debe ser “un país con las puertas abiertas a la inmigración, pero no abiertas de par en par”. Su propuesta es atraer una “inmigración cualificada” para “responder a las necesidades demográficas y laborales del país”. Chega, el partido de derecha que ha atraído a muchos seguidores del ex presidente Bolsonaro que emigraron a Portugal y obtuvo ayer muchos votos, el 18% cuadruplicando sus parlamentarios, ha dicho “no estar en contra de la inmigración”, que “reconoce la importancia de los inmigrantes en diferentes sectores de la economía nacional”, si bien está contra las “puertas abiertas sin limites que perjudiquen a los portugueses”. En las elecciones de ayer también pudieron votar los brasileños residentes en el país, incluso los que no tienen ciudadanía portuguesa, gracias al llamado Tratado de Amistad, Cooperación y Consulta, también conocido como Tratado de Porto Seguro. Se trata de un acuerdo bilateral firmado el 22 de abril de 2000 con motivo de los 500 años de la llegada de los portugueses a Brasil y del inicio de su colonización.


Después de Portugal, Alemania también es un destino popular para los brasileños, el cuarto más codiciado. En 2022, el Ministerio de Trabajo alemán colaboró con el Consejo Federal de Enfermería de Brasil para contratar a 700 profesionales cada año, ofreciendo ayuda para el traslado, cursos de idioma y programas para facilitar la integración. En Alemania faltan unos 130.000 enfermeros y cuidadores. Los emigrantes brasileños a la vecina Guayana Francesa también están creciendo, de 58.250 en 2019 a casi el doble, 91.500 mil en 2022.

10 views0 comments

Comments


bottom of page