• El Blog News

Los interminables escándalos de Maradona: adicciones, pleitos familiares y demandas por violencia

El ídolo discute públicamente con sus hijas y con sus exparejas mientras asegura que dejó de beber alcohol


Diego Maradona dirige a Gimnasia contra Boca Juniors, en el estadio La Bombonera. Buenos Aires, el 7 de marzo de 2020.

Se pelea en público y en privado. Insulta. Demanda y es demandado. Lo graban en condiciones deplorables, bebido y semidesnudo. Y lo exhiben. Su médico reconoce que tiene problemas con el alcohol. Sus hijas sufren. Dicen que está virtualmente secuestrado. Una de sus exnovias respalda una internación obligatoria. Pero él contraataca. Se burla. Y distribuye fotos para demostrar que ya no bebe, que volvió a ejercitarse y que incluso bajó de peso.


Así es la vida cotidiana de Diego Armando Maradona, el máximo ídolo de la historia del futbol argentino que a sus 59 años protagoniza interminables escándalos que nada tienen que ver con el deporte y sí con una vida privada que, en realidad, jamás ha sido tal, porque todo lo que se relacione con él se convierte en noticia, incluso con repercusión internacional.


Este nuevo capítulo de la agitada cotidianidad del campeón del Mundial de México 86 comenzó el mes pasado con la filtración de un video grabado en Sinaloa, cuando dirigía al club 'Los Dorados'. Las imágenes son lastimosas. Un Maradona con sobrepeso baila torpemente con su expareja Verónica Ojeda. Alentado por el alcohol, en algún momento se baja los pantalones para dejar su trasero al desnudo.

La difusión de las imágenes molestó a sus hijas Dalma y Gianinna, quienes comenzaron a denunciar en redes sociales que el 'entorno' de Maradona no las dejaba acercarse. Se referían al séquito que acompaña al exjugador y que filtra sus comunicaciones, porque nadie, ni siquiera sus hijos, puede hablar directamente con él. Siempre deben pasar por un intermediario.


El deslinde de responsabilidades es permanente, lo que infantiliza a Maradona porque hace parecer que él no es capaz de tomar decisiones. Al 'entorno' se le acusó de su adicción a las drogas ilegales, de condicionar sus relaciones personales y, ahora, de emborracharlo para poder controlarlo. A sus parejas se les acusó de evitar que 'el 10' tuviera relación con sus antecesoras o que viera o reconociera a sus hijos extramatrimoniales.


En uno de los mensajes que publicó en redes, Dalma exigió que la dejaran hablar con Maradona aunque fuera para felicitarlo en el Día del Padre, que aquí se celebró el 21 de junio.

Pleito interminable


Pero las declaraciones de Maradona desmienten esta dependencia. En una entrevista con el diario Clarín, de nuevo acusó a su exesposa Claudia Villafañe, madre de Dalma y Gianinna, de haberlo robado y de ser mala madre. Ambos están enfrascados en juicios, ya que él la acusó por presunto fraude, estafa y malversación de patrimonio, mientras que ella lo denunció por violencia de género.


Las hijas reaccionaron en favor de la madre, aunque insistieron en la preocupación por la salud de su padre. Gianinna incluso reveló en Intrusos, el programa de espectáculos más importante de este país, que el año pasado Maradona estuvo a punto de morir en una fiesta en la casa que ocupa, ubicada en las afueras de Buenos Aires, porque estaba excedido en alcohol, no respiraba bien, y nadie lo ayudaba.


El debate sobre el verdadero estado de Maradona lo azuzó su médico personal Leopoldo Luque, quien en el mismo programa confirmó que el técnico de Gimnasia cada tanto tiene "excesos con el alcohol" y que su ánimo no es el mejor debido al encierro que debe cumplir desde el pasado 20 de marzo debido a la cuarentena obligatoria decretada por el gobierno en Argentina por la pandemia de coronavirus.


En el medio, su exnovia Verónica Ojeda contó que Diego Fernando, el hijo de ambos y que es el menor de Maradona, no pudo verlo el Día del Padre a pesar de que habían pactado una cita porque el 'entorno' no la dejó ingresar a la casa y le dijo que el exfutbolista estaba dormido. La sospecha es que la noche previa lo emborracharon para que al día siguiente no la recibiera.


Después, sus hijas comenzaron a apelar a la idea de una internación forzada, a través de una autorización judicial, como única vía para salvar la vida de Maradona, lo que ya ocurrió hace años, cuando lo ayudaron a superar su adicción a la cocaína. La alternativa fue respaldada por Rocío Oliva, la última pareja de Maradona, y por el abogado Fernando Burlando, quien consideró viable que 'el 10' esté siendo privado de la libertad por parte de su 'entorno'.


El ídolo se enojó y les respondió a través de un video en el que finge tener las manos amarradas. "Ay, no sabía que estaba preso, de verdad... miren lo preso que estoy", dice mientras se suelta y se burla. También grabó un audio en el que ataca a sus hijas y vuelve a insultar a su exesposa.


"Córtenla con eso de que estoy borracho y todas esas cosas, mi propia hija me lo viene a decir. Yo a mi hija la llevé desmayada con 15 añitos a la casa. Esto la verdad me duele, pero no le voy a aflojar. Creen que apurándome me van a hacer caer todo lo que me robó la madre", dijo sin aclarar a cuál de sus dos hijas rescató supuestamente bebida.

En su campaña para contrarrestar la cadena de declaraciones que alertan sobre su salud, Maradona filtró este viernes fotos en las que se lo ve jugando al futbol tenis con su médico, quien aseguró que ya bajó cinco kilos y que no está bebiendo alcohol, lo que, por ahora, podría ayudar a moderar una más de las intensas polémicas en torno a su vida.



24 views

Subscríbete a nuestro Newsletter

  • White Facebook Icon

© 2019 Todos Los Derechos Reservados