top of page
  • Writer's pictureEl Blog News

Parkinson: por qué el boxeo se afirma como un tratamiento contra la enfermedad

El entrenamiento del deporte sin recibir golpes es valorado por la comunidad científica para el tratamiento de la patología. Las claves: brinda agilidad, destreza y ayuda al equilibrio. Qué recomiendan los especialistas de la región.

Por definición, el Parkinson es una enfermedad progresiva del sistema nervioso central que afecta el movimiento. Los síntomas comienzan gradualmente. A veces, empieza con un temblor apenas perceptible en una sola mano. Si bien este tipo de temblores son habituales, la enfermedad neurodegenerativa también suele comenzar con rigidez o disminución del movimiento en alguna parte del cuerpo.


Se trata de una enfermedad que no tiene cura ni tratamiento específico. Los médicos neurólogos y fisioterapeutas, recomiendan la realización de ejercicio físico para paliar y hasta mejorar los síntomas de Parkinson, ya que muchos estudios científicos avalan la práctica deportiva para retrasar la aparición de sus manifestaciones.


Uno de los deportes que más ha crecido como terapia para pacientes con Parkinson, llamativamente es el boxeo. Pero se trata de una modalidad diferente al clásico deporte que se practica en forma amateur o profesional. Se trata del boxeo sin contacto, una modalidad de este deporte que no implica recibir golpes, por lo que no hay riesgo de traumatismo craneoencefálico.


En diálogo con Infobae, la doctora Marcela Alvarado Morales, neuróloga del Instituto Nacional de Ciencias Neurológicas del Ministerio de Salud de Perú y especialista del Departamento de enfermedades Neurodegenerativas y Movimientos Anormales, explicó: “El boxeo sin contacto es una de las actividades físicas que ayudan notablemente en el tratamiento de los pacientes con Parkinson en etapa temprana, ya que “enseñan a los pacientes a que disminuyan las caídas y coordinen mejor los movimientos e incluso les enseñan a cómo caer”.


“El boxeo ayuda a los pacientes a no tener temor al momento de caminar e incluso, sepan cómo caer y evitar lastimarse”, recalcó la experta peruana y destacó que lo ideal es “practicar este deporte es lo más temprano posible, apenas se hace el diagnóstico, ya que el paciente todavía puede sostenerse y mantenerse en pie”.


La actividad física en el paciente con Parkinson representa el 50% del tratamiento. Los medicamentos representan el otro 50% y ayudan, pero la actividad física bien hecha y el boxeo se considera que ayuda a la parte motora, porque mejora los movimientos, ayuda a que el paciente esté en constante alerta, a que tenga reflejos para evitar caídas, mejora la marcha y les ayuda a estar con la mente despierta y alertas para evitar los golpes que dan durante sus entrenamientos”, subrayó Alvarado Morales.


En primera persona


Cheryl Karian, una asistente médica jubilada de 72 años que vive en Houston, EEUU, afirma que el boxeo es medicina. A ella se le diagnosticó la enfermedad de Parkinson en 2020. Si bien no compite en forma profesional, todos los martes y jueves entrena durante una hora en un gimnasio. Antes de su diagnóstico, Karian corría, jugaba tenis y tenía un trabajo exigente cuidando pacientes en el MD Anderson Cancer Center. Todo esto cambió en los años previos a su diagnóstico en 2020, ya que comenzó a experimentar dificultades cognitivas y caídas frecuentes. “No puedo hacer lo que solía hacer”, dijo un día después de una clase de boxeo al diario The New York Times.


Junto con otros dos participantes de la clase, Karian practicaba shadowboxing, o puñetazos en el aire, bajo la dirección del boxeador profesional Austin Trout, conocido como No Doubt Trout. Era parte de un programa llamado Rock Steady Boxing, que se especializa en el entrenamiento de boxeo sin contacto para pacientes con Parkinson. Cuando Trout dio instrucciones: “¡Uno, dos! ¡Uno, dos, resbalón! — Karian lanzó diferentes golpes, esquivando y girando la cabeza; todo mientras mantenía la postura de piernas anchas de un boxeador.


Nancy Van Der Stracten, es otro caso similar. Se trata una mujer de 75 años que padece Parkinson y es conocida cariñosamente por los lugareños como “tía Naciye”. Tres veces por semana, se sube al ring de boxeo y comienza a luchar contra los síntomas graves de la enfermedad. “No detiene el Párkinson, que es una enfermedad degenerativa. Nunca se detiene, pero puedes ... frenarlo “, dijo Van Der Stracten en una entrevista a Reuters.

4 views0 comments

Comments


bottom of page