top of page
  • Writer's pictureEl Blog News

Pocas casas de Florida afectadas por el huracán Ian tienen seguro contra inundaciones

Sólo el 18% de todas las viviendas del estado -de las que hay más de 10 millones, según los datos del censo- tienen este tipo de póliza.

Deborah Palmer dejó caducar la póliza de seguro contra inundaciones de su centro de preescolar de Florida cuando se vio obligada a cerrar durante la pandemia de hace dos años y nunca pensó en ello. Hasta el huracán Ian.


Cuando la monstruosa tormenta se abatió sobre la costa occidental de Florida esta semana, esta mujer de 71 años huyó de su casa en Venice para refugiarse en la antigua escuela, situada en un barrio menos vulnerable. Mientras los vientos aullaban y la lluvia arreciaba, “pensé: ‘Gran jugada, genio, dejar de pagar el seguro de inundación cuando se avecina la mayor tormenta del siglo’”, dijo. “Realmente me la jugué”.


La mayoría de los propietarios de viviendas de Florida atrapados en la trayectoria del huracán se enfrentan ahora a la reconstrucción sin el beneficio del seguro contra inundaciones, y algunos ni siquiera se dan cuenta de que están al descubierto.


Ian tocó tierra en Florida el miércoles con vientos de 150 millas (241 kilómetros) por hora y una marejada que inundó Naples, Fort Myers y otras ciudades. Las estimaciones de daños no tardaron en aumentar, y al menos una alcanzó los 100.000 millones de dólares. La última proyección de pérdidas aseguradas de la empresa de modelización de riesgos Karen Clark & Co. es de casi 63.000 millones de dólares.


Sólo el 18% de todas las viviendas de Florida -de las que hay más de 10 millones, según los datos del censo- tienen seguro contra inundaciones, según el Instituto de Información de Seguros. Y algunos propietarios albergan la idea errónea de que las pólizas que protegen de los daños causados por el viento y la lluvia también se aplican a las pérdidas provocadas por la subida del agua.


“Muchos propietarios de viviendas en estados propensos a los huracanes asumen que tienen cobertura contra inundaciones porque tienen cobertura contra huracanes”, dijo Mark Friedlander, portavoz del instituto. “Muchos no entienden que hay una diferencia entre la cobertura contra tormentas de viento, que está en la póliza del propietario, y la cobertura contra inundaciones”.


La confusión se debe en parte a la forma en que se gestiona el seguro de inundación en EE.UU. Las viviendas situadas en llanuras inundables de alto riesgo con hipotecas de origen federal están obligadas a tener un seguro contra inundaciones, que se suele contratar a través del Programa Nacional de Seguros contra Inundaciones, gestionado por el gobierno federal, y no mediante pólizas privadas. Una de las consecuencias no deseadas de este mandato es que los propietarios exentos pueden asumir que no tienen riesgo de inundación, lo que no es el caso, según Nancy Watkins, actuaria principal y consultora de la empresa actuarial Milliman.


“La falta de disponibilidad de seguros privados de inundación -y quizás la falta de comprensión del riesgo de inundación- hizo que las normas para las hipotecas fueran diferentes para el riesgo de inundación que para otros riesgos como el viento y el fuego”, dijo Watkins en una entrevista telefónica.


Las zonas consideradas de bajo riesgo de inundación se han visto afectadas por el calentamiento de las aguas y la subida del nivel del mar, que han exacerbado la velocidad e intensidad de las tormentas. Eso y otros cambios en la forma en que el gobierno fija el coste de las catástrofes están aumentando lo que los propietarios pagan por la cobertura contra inundaciones. En las comunidades del Golfo, el porcentaje de personas que la compran está disminuyendo.


A medida que se revisan los modelos de riesgo de inundación, “la cantidad que hay que cobrar por el seguro de inundación no hace más que aumentar”, dijo Trevor Burgess, director general de Neptune Flood Insurance. Hasta ahora, el 20% de las reclamaciones que Neptune ha recibido de Ian proceden de zonas de menor riesgo. El huracán Harvey, que azotó Texas y Luisiana en 2017, devastó de forma abrumadora zonas con menor riesgo de sufrir graves inundaciones.


En el condado de Charlotte, muy afectado por el huracán, la proporción de propiedades con cobertura del Programa Nacional de Seguros contra Inundaciones se redujo en aproximadamente un 5,5% en 2021 con respecto a 2017, según las cifras proporcionadas por Neptune. Para el condado de Lee, donde se encuentra Fort Myers, el descenso fue del 10,6%.


Luego, en octubre pasado, la Agencia Federal de Gestión de Emergencias revisó su sistema para evaluar el riesgo. Esto provocó un aumento de los precios de millones de pólizas. En el periodo de 12 meses anterior a agosto, casi 49.000 asegurados de Florida abandonaron su cobertura contra inundaciones, lo que supone un descenso del 2,9%.


El aumento de los costes de los seguros es especialmente difícil de soportar en Florida. Muchos residentes dependen de ingresos fijos, y sus presupuestos ya se han visto afectados por la inflación y las subidas de las primas de las pólizas de los propietarios de viviendas.

El programa nacional de inundaciones, por su parte, se enfrenta a una deuda de más de 20.000 millones de dólares tras desastres como el huracán Katrina en 2005, Sandy en 2012 y Harvey. La inflación amenaza con dejar el programa con menos recursos para educar a los consumidores o reducir el riesgo.


Palmer, por su parte, dijo que el edificio de su escuela y su casa soportaron a Ian, excepto por un enorme árbol de caucho que se derrumbó sobre su garaje.


Eleanor Perfetto, otra residente de Venice, dijo que está pagando entre 800 y 900 dólares al año por una póliza de daños por inundación de 250.000 dólares en la casa que comparte con su marido. Los recién llegados como ellos -se mudaron desde Maryland- parecen tener más probabilidades de tener una cobertura contra inundaciones que los floridanos nativos de su vecindario, dijo.


Es una obviedad, dijo su marido, John McLeod, antiguo empleado de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica. “Sólo hay que ver las noticias y prestar atención a la historia”.

1 view0 comments

Comments


bottom of page