• El Blog News

Por qué el ayuno intermitente no ayuda a bajar de peso, según la ciencia

La ingesta de comida en un período reducido de tiempo como método para adelgazar no tiene sustento científico, alertan los especialistas. Aquí, los resultados de la última investigación que refuta la técnica.

Un método cada vez más extendido para el descenso de peso es la alimentación restringida en el tiempo, en la que la ingesta de alimentos se limita a un período más corto cada día, esta ténica se conoce como ayuno intermitente.


Mientras los debates se suceden en torno a este tipo de estrategias en pos de bajar de peso o crear un entorno más saludable, especialistas de la Universidad Médica del Sur en Guangzhou en China confirmaron, tras una investigación que se publicó en The New England Journal of Medicine (NJEM), que el método conocido como ayuno intermintente no tiene beneficios significativos en comparación con el recuento simple de las calorías en la tarea de controlar el incremento de peso o reducirlo.


La llamada dieta de ayuno intermitente implica una ingesta calórica diaria normal con el uso de una restricción calórica breve y estricta. Las comidas sólo se consumen dentro de un tiempo definido durante el día. Se suelen utilizar en tres variantes: 16/8, 18/6 y 20/4. La más utilizada es la primera que consiste en un ayuno de 16 horas y luego una ventana nutricional de 8.


En el ensayo, los investigadores asignaron al azar a 139 adultos (de edad promedio de 32 años) con sobrepeso u obesidad a algunos con una dieta estándar y a otros con restricción de tiempo para la ingesta de las comidas. Todos los participantes recibieron dietas reducidas en calorías (alrededor de un 25 % menos respecto de la ingesta inicial registrada en la investigación).


Para su testeo, al grupo con restricción de tiempo se le pidió que comiera solo entre las 8 am y las 4 pm. En tanto, al grupo al que se le había asignado la dieta estándar se le informó que no tenía restricción de tiempo en sus ingestas.


Al inicio, el peso medio de la población de la muestra era de 88 kg y el índice de masa corporal promedio era de 32 kg/m2. Como parte del programa de investigación, los científicos brindaron asesoramiento dietético sustancial y educación en el consumo de alimentos para los integrantes de ambos grupos participantes. Para documentar el seguimiento, los científicos pidieron a los participantes del estudio que mantuvieran diarios escritos de sus ingestas y fotografiaran todos los alimentos que comían.


Los resultados obtenidos por los especialistas luego de pasados los 12 meses de dietas asignadas a los dos grupos de trabajo, la pérdida de peso media no fue significativamente diferente entre el estándar y el que tuvo restricción de tiempo (8,0 kg frente a 6,3 kg). Además, no se observaron diferencias significativas entre los grupos en grasa corporal, masa magra, presión arterial, perfil de lípidos o metabolismo de la insulina.


“La restricción de la ingesta de calorías explicó la mayoría de los efectos beneficiosos de un régimen de alimentación con restricción de tiempo -según indicó Huijie Zhang, uno de los autores del estudio e investigador de la Universidad Médica del Sur en Guangzhou-. En resumen podemos confirmar que la variable determinante de la pérdida de peso y en las otras variables que inciden en ella, depende de la reducción de la ingesta de calorías, independientemente del tiempo en que se distribuyan en el tiempo las ingestas de los alimentos y bebidas durante la jornada”.

4 views0 comments