• El Blog News

¿Por qué el país más feliz del mundo tiene el mayor déficit de mano de obra?

El país escandinavo cuenta con una proporción de cuatro personas mayores de 65 años por cada diez en edad de trabajar.


Recuento de votos en las elecciones municipales de Finlandia en Helsinki, el 13 de junio de 2021.

Finlandia, que año tras año encabeza 'la lista de países más felices del mundo', busca desesperadamente trabajadores extranjeros que solucionen su déficit de mano de obra, un problema agravado por una población cada vez más envejecida, informa AFP.


"A día de hoy es ampliamente reconocido que necesitamos una cantidad impresionante de personas", que contribuya a "cubrir los costes de la generación que envejece", comenta Saku Tihveräinen, reclutador del programa estatal Talented Boost.


El Gobierno finlandés puso en marcha hace cuatro años este programa para cubrir la necesidad de afluencia de entre20.000 y 30.000 migrantes laborales al país, de una población de 5,5 millones de habitantes.


El país escandinavo, que el pasado mes de marzo volvió a ser elegido por cuarta vez consecutiva como la nación más feliz del mundo, según la ONU, cuenta con una proporción de cuatro personas mayores de 65 años por cada diez en edad de trabajar. Se estima que en 2030 esta proporción aumentará a uno por cada dos personas que trabajen.


Los especialistas más buscados por el país escandinavo son personal sanitario de España, metalúrgicos eslovacos, así como informáticos o marineros rusos, indios o filipinos.


Sin embargo, más allá de su atractivo en forma de servicios públicos eficientes, bajo nivel de delincuencia y desigualdad, Finlandia es un país con un idioma muy complicado y de riguroso clima nórdico, a lo que a menudo se une el difícil acceso al mercado laboral para los extranjeros.


"Un gran número de empresas y de organizaciones finlandesas insisten en buscar personas que dominen el finlandés y que lo hagan con mucha soltura", explicó Tihveräinen.


Una solución al problema del idioma podría ser el uso del inglés en los contactos laborales. Saku Tihveräinen pone como ejemplo el caso de una fábrica tecnológica en expansión que consiguió contratar a unas 2.000 personas en seis meses al adoptar el inglés como lengua de trabajo.


2 views0 comments