• El Blog News

Por qué los gatos domésticos pueden vivir mejor cuando están en grupo

Un nuevo análisis explora las relaciones entre los niveles hormonales, los microbiomas intestinales y los comportamientos sociales de los gatos domésticos. Los detalles.

Se sabe que el gato es un animal solitario e independiente. Sin embargo, los felinos se sienten mejor, o por lo menos pueden sociabilizar sin problema, cuando están en grupo en una casa. De hecho, se comportan mejor.


Un nuevo análisis explora las relaciones entre los niveles hormonales, los microbiomas intestinales y los comportamientos sociales de los gatos domésticos, arrojando luz sobre cómo estos animales solitarios viven en altas densidades. Hikari Koyasu de la Universidad Azabu en Kanagawa, Japón, y sus colegas presentan estos hallazgos en la revista de acceso abierto PLOS ONE el 27 de julio de 2022.


La mayoría de las especies felinas muestran un comportamiento territorial y solitario, pero los gatos domésticos a menudo viven en grandes densidades, lo que plantea la cuestión de qué estrategias utilizan los gatos para establecer grupos de cohabitación. Los comportamientos sociales de los gatos pueden verse influenciados por las hormonas y la combinación de diferentes especies de microbios que viven en sus intestinos, lo que se conoce como microbioma intestinal. El estudio de estos factores podría ayudar a iluminar la dinámica de grupo de los gatos que cohabitan.


Koyasu y sus colegas realizaron un estudio de dos semanas de duración de tres grupos diferentes de cinco gatos que vivían juntos en un refugio. Midieron los niveles de hormonas en su orina y recolectaron heces para evaluar la mezcla de especies microbianas en los microbiomas de los gatos. El análisis reveló que los gatos con altos niveles de las hormonas cortisol y testosterona tenían menos contacto con otros gatos, y aquellos con niveles altos de testosterona tenían más probabilidades de intentar escapar. Mientras tanto, los gatos con niveles bajos de cortisol y testosterona fueron más tolerantes en sus interacciones con otros gatos. Los investigadores también encontraron una mayor similitud de los microbiomas intestinales entre los gatos que tenían un contacto más frecuente entre ellos y encontraron vínculos entre el microbioma intestinal, el comportamiento social y los niveles de cortisol.


Mientras tanto, los gatos con altos niveles de la hormona oxitocina no mostraron comportamientos de vinculación descritos como “socialmente afiliativos”. Esto sugiere que la oxitocina podría funcionar de manera diferente para animales típicamente solitarios que viven en grupos que para animales que típicamente viven en grupos.


Los investigadores describen posibles direcciones para futuras investigaciones para profundizar aún más la comprensión de la dinámica de los gatos que cohabitan, como un estudio de seguimiento que observa a los gatos durante varios meses, en lugar de solo dos semanas, e investigaciones para descubrir relaciones causales entre hormonas y comportamientos sociales.

Los autores agregaron que las concentraciones bajas de testosterona y cortisol en los gatos les permitieron compartir el espacio y vivir juntos, pero cuanto mayor sea la oxitocina, menor será el comportamiento afiliativo con los demás y más solitarios estarán.


La función de la oxitocina era diferente a la de afinidad por un compañero de grupo. Es posible que los gatos no consideren a otras personas que viven en el mismo espacio como compañeros de grupo de relación estrecha”.

2 views0 comments