top of page
  • Writer's pictureEl Blog News

Qué debe hacer Taiwán para tener posibilidades de resistir una invasión de China

Un ex jefe militar de la isla aboga por una estrategia de negación para hacer frente a una eventual agresión, para controlar los accesos aéreos y marítimos y mantener a raya a las fuerzas del régimen de Xi Jinping.

El almirante retirado Lee Hsi-min, ex jefe militar taiwanés, advirtió que el ejército de Taiwán no está preparado para una posible invasión china, al considerar que el gasto en defensa no siempre se invierte de la manera adecuada y que es necesario un cambio fundamental en la estrategia de defensa del país.


No es inteligente seguir adquiriendo plataformas grandes y costosas, ya que no es así como debemos tratar de competir con el Ejército Popular de Liberación (EPL) más grande para controlar el aire y las aguas alrededor de Taiwán”, dijo en una entrevista a The Japan Times. En cambio, Lee aboga por una aplicación más rápida de un enfoque de guerra asimétrica para hacer frente a las diversas formas de agresión del EPL, destacando la necesidad de una “estrategia de negación” para tratar de controlar el acceso al aire y las aguas alrededor de Taiwán.


Lee, quien sirvió más de 40 años en la Armada de Taiwán y fue jefe del Estado Mayor entre 2017 y 2019, subrayó que Taiwán no está preparada para disuadir, y mucho menos para rechazar una invasión china, al menos no utilizando las mismas tácticas y sistemas que antes. “Realmente no tenemos ninguna posibilidad en un conflicto simétrico con China, por lo que necesitamos implementar cambios urgentes no sólo en el tipo de armas que adquirimos, sino también en nuestros métodos de entrenamiento, conceptos operativos y doctrina militar en general”, resumió.


En cuanto a las plataformas, eficaces para patrullar y dotadas de capacidad de ataque de alta precisión, indicó que se necesita mantener un mínimo de ellas para misiones clave. “Esto fue eficaz durante algún tiempo, pero desde que la economía china comenzó su rápida expansión hace unas décadas, el EPL se ha vuelto cada vez más fuerte y capaz, con sus activos superando ampliamente en número a nuestras flotas aéreas y navales”, consideró.


En cambio, destacó la importancia de desarrollar o adquirir capacidades de combate móviles y rentables “que puedan explotar las ventajas geográficas y sacar partido de las vulnerabilidades del enemigo al tiempo que ofrecen el máximo impacto táctico con el mínimo esfuerzo”. Esa estrategia incluiría grandes inventarios de municiones guiadas de precisión de bajo coste, aviones no tripulados, embarcaciones de ataque rápido y pequeñas lanchas de desembarco.


Las tensiones se dispararon el año pasado después de que Beijing lanzó importantes ejercicios militares en respuesta a una visita de la entonces presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, a Taipei, en lo que algunos expertos vieron como un ensayo para una invasión de la isla por parte de China.


Los aliados han instado a Taiwán a adoptar una “estrategia de puercoespín” asimétrica que dificultaría la invasión del ejército chino, un argumento que se ha visto reforzado por la firme defensa que las fuerzas mucho más pequeñas de Ucrania han presentado contra Rusia. Esa estrategia enfatiza la compra de sistemas de armas móviles y comparativamente económicos, y el entrenamiento de civiles para luchar.


Durante su etapa como alto cargo militar de la isla, Lee ayudó a redactar el llamado Concepto de Defensa Global como principal estrategia de Taiwán para disuadir al EPL y, en caso necesario, derrotar una invasión a gran escala. Actualmente es investigador principal en el think tank Project 2049 Institute.

4 views0 comments

Kommentare


bottom of page