top of page
  • Writer's pictureEl Blog News

Salió en libertad condicional Gypsy Rose Blanchard, la joven que convenció a su novio de que matara a su madre

Durante años fue forzada por su progenitora a fingir leucemia, distrofia muscular y otras enfermedades graves para ganarse simpatía y favores ajenos, desde un viaje a Disney hasta una casa: “Es uno de los casos más extraordinarios e inusuales que hemos visto”.

Gypsy Rose Blanchard, la mujer de Missouri que convenció a un novio en línea para que matara a su madre después de haberla obligado a fingir durante años que padecía leucemia, distrofia muscular y otras enfermedades graves, salió en libertad condicional este jueves.


El caso despertó el interés de los tabloides nacionales después de que surgieran informes de que la madre de Gypsy Blanchard, Clauddine “Dee Dee” Blanchard, asesinada en 2015, básicamente había mantenido prisionera a su hija, obligándola a usar una silla de ruedas y una sonda de alimentación.


Resultó que Gypsy Blanchard, que ahora tiene 32 años, estaba perfectamente sana y no tenía ningún retraso en su desarrollo como siempre habían creído sus amigos. Su madre tenía el síndrome de Munchausen por poder, un trastorno psicológico en el que los padres o cuidadores buscan simpatía a través de las enfermedades exageradas o inventadas de sus hijos, dijo su abogado litigante, Michael Stanfield.


“La gente constantemente le decía a Dee Dee lo maravillosa madre que era, y Dee Dee recibía toda esta atención”, dijo.

A través de la artimaña, madre e hija conocieron a la estrella del country Miranda Lambert y recibieron donaciones caritativas, un viaje a Disney World e incluso una casa cerca de Springfield de parte de Habitat for Humanity.


Stanfield dijo que la madre de Gypsy Blanchard pudo engañar a los médicos diciéndoles que los registros médicos de su hija se habían perdido en el huracán Katrina. Si le hacían demasiadas preguntas, simplemente buscaba un nuevo médico y le afeitaba la cabeza a la niña para respaldar su historia. Entre los procedimientos innecesarios a los que se sometió Gypsy Blanchard estuvo la extirpación de sus glándulas salivales. Su madre convenció a los médicos de que era necesario utilizar un anestésico tópico para provocar el babeo.


Gypsy Blanchard, que tuvo poca educación y poco contacto con nadie más que con su madre, también fue engañada, especialmente cuando era más joven, dijo Stanfield.

“Los médicos parecen confirmar todo lo que te dicen. El mundo exterior te está diciendo que tu madre es una persona maravillosa, cariñosa y atenta. ¿Qué otra idea puedes tener?” dijo Stanfield.


Pero luego el abuso se volvió más físico, dijo Stanfield. Gypsy testificó que su madre la golpeó y la encadenó a una cama. Poco a poco, Gypsy también empezaba a comprender que no estaba tan enferma como decía su madre.


“Quería liberarme de su control sobre mí”, testificó Gypsy en el juicio de 2018 de su exnovio, Nicholas Godejohn de Big Bend, Wisconsin, quien cumple cadena perpetua por el asesinato. Ella continuó y agregó: “Lo convencí”.


Cuando subió al estrado en su juicio, los fiscales ya le habían hecho un trato por el abuso que había sufrido. A cambio de declararse culpable en 2016 de asesinato en segundo grado, fue condenada a 10 años de prisión. El cargo de asesinato en primer grado que enfrentó inicialmente habría significado cadena perpetua.


“Nick estaba tan enamorado de ella y tan obsesionado con ella que haría cualquier cosa”, argumentó ante el tribunal el abogado litigante de Godejohn, Dewayne Perry, diciendo que su cliente tiene autismo y fue manipulado.


Los fiscales, sin embargo, argumentaron que lo motivaba el sexo y el deseo de estar con Gypsy Blanchard, a quien conoció en un sitio web de citas cristiano.


Según la declaración de causa probable, Gypsy Blanchard proporcionó el cuchillo y se escondió en un baño mientras Godejohn apuñalaba repetidamente a su madre. Los dos finalmente se dirigieron en autobús a Wisconsin, donde fueron arrestados. Desde entonces ha estado encarcelada en una prisión estatal para mujeres en Chillicothe.


“Las cosas no siempre son lo que parecen”, dijo el sheriff del condado de Greene, Jim Arnott, cuando las extrañas revelaciones comenzaron a surgir


Incluso la edad de Gypsy era mentira. Su madre había dicho que era más joven para que fuera más fácil perpetuar el fraude, y se salió con la suya porque Gypsy era muy pequeña: sólo 4 pies y 11 pulgadas (150 centímetros) de altura.


Inicialmente, las autoridades estaban tan confundidas que los documentos judiciales originales enumeraban tres edades diferentes para ella, siendo la más joven 19 años. Ella tenía 23.


El fiscal del condado de Greene, Dan Patterson, lo describió como “uno de los casos más extraordinarios e inusuales que hemos visto”.


Stanfield recordó que la primera vez que conoció a Gypsy, ella se quedó sin aliento al caminar los 69 metros (75 yardas) desde el ascensor hasta la habitación donde él habló con ella. La describió como desnutrida y físicamente frágil.


“Puedo decir honestamente que rara vez he tenido un cliente que se vea mucho mejor después de cumplir una sentencia de prisión bastante larga”, dijo Stanfield. “La prisión generalmente no es un lugar donde uno se vuelve feliz y saludable. Y lo digo porque, para mí, es una especie de evidencia para el resto del mundo de lo malo que era realmente lo que estaba pasando Gypsy”.

3 views0 comments

Comments


bottom of page