top of page
  • Writer's pictureEl Blog News

Taiwán aseguró que China prepara un nuevo pretexto para practicar maniobras de ataque

El ministro de Asuntos Exteriores resaltó que la amenaza militar es ahora “más grave que nunca” y que todos tienen miedo de contradecir a Xi Jinping en Beijing: “Él es el líder supremo y no hay nadie más que le desafíe”.

El gobierno de Taiwán alertó que el régimen chino está buscando nuevos pretextos para realizar maniobras militares en torno a la isla, que Beijing reclama como territorio propio y que es una creciente fuente de fricciones entre el gigante asiático y Estados Unidos.


La amenaza militar china es ahora “más grave que nunca”, según destacó el ministro de Asuntos Exteriores, Joseph Wu, en entrevista con The Guardian. Según repasó, las incursiones de aviones de guerra de Beijing en la zona de defensa de Taiwán se multiplicaron por cinco desde 2020.


El aumento fue pronunciado en el marco de la visita a la isla de Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes estadounidense, un viaje que enfureció a Beijing. Las maniobras son un ensayo de posibles tácticas de bloqueo a emplearse en un eventual conflicto real, y Taiwán considera que los ejercicios continuarán.


Estamos bastante seguros de que los chinos pueden querer utilizar otro pretexto para practicar sus futuros ataques contra Taiwán. Así que se trata de una amenaza militar contra Taiwán”, afirmó Wu.


El ministro consideró que el régimen chino está presionando a Taiwán por otras vías además de las militares, con estrategias como la presión económica, los ciberataques y esfuerzos diplomáticos para aislar a Taipéi. Además, advirtió que el riesgo de una escalada es cada vez mayor, por accidentes o errores de cálculo que pueden surgir a partir de las incursiones aéreas.


Esta posibilidad se acrecienta ante el recorte de las comunicaciones oficiales, ya que los lazos se rompieron con la elección de la actual presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, en 2016.

Wu señaló que los vínculos se han deteriorado aún más en las últimas semanas, desde que Xi Jinping fue reelegido para un tercer mandato en el XX Congreso del Partido y hubo una importante purga en las filas del partido. “El sistema de gobierno chino se ha vuelto muy autoritario. No es como en los viejos tiempos, cuando el mundo académico podía escribir recomendaciones al gobierno central y ponerse en contacto con los principales responsables de la toma de decisiones y decirnos cuál es el pensamiento de los altos dirigentes, cosas así”, explicó a The Guardian.


El mundo académico chino tiene miedo de decir cosas diferentes a la propaganda china”, agregó. En cuanto a Xi Jinping, agregó: “Él es el líder supremo y no hay nadie más que le desafíe en estos momentos”.


Viaje de delegación estadounidense


Una comitiva norteamericana de alto nivel discutió en China con sus homólogos locales formas de mejorar los lazos y la cuestión de Taiwán, según informó Beijing el lunes, mientras sentaban las bases para una visita prevista del Secretario de Estado Antony Blinken.


Las conversaciones, en las que participaron el jefe de la diplomacia estadounidense para Asia Oriental, Daniel Kritenbrink, la directora principal del Consejo de Seguridad Nacional para China y Taiwán, Laura Rosenberger, y el viceministro chino de Asuntos Exteriores, Xie Feng, tuvieron lugar el domingo y el lunes en la provincia septentrional de Hebei, según Pekín.

La visita se produce después de que Xi Jinping y el presidente estadounidense, Joe Biden, se comprometieran a reparar las deterioradas relaciones en una cumbre celebrada en Bali (Indonesia) el mes pasado.

El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Wang Wenbin, dijo el lunes que las dos partes en Hebei “mantuvieron conversaciones en profundidad sobre la aplicación del consenso alcanzado en la Cumbre de Bali entre los dos presidentes”.


Wang señaló que en la reunión también se abordó el tema de Taiwán, la isla democrática autogobernada que China reclama como territorio propio y que es una fuente creciente de fricciones entre Pekín y Washington.


Xie, Kritenbrink y Rosenberger hablaron de “reforzar los intercambios a todos los niveles” y “acordaron mantener la comunicación”, dijo Wang.


El Departamento de Estado dijo la semana pasada que la visita sentaría las bases para la visita del Secretario de Estado Blinken a China a principios de 2023, la primera del máximo diplomático estadounidense en cuatro años.


Las relaciones entre Estados Unidos y China se han agriado en los últimos años por una letanía de cuestiones, desde los derechos humanos hasta el comercio y la tecnología.

2 views0 comments

コメント


bottom of page