top of page
  • Writer's pictureEl Blog News

Una ola de contagios de Covid-19 revela las fallas del sistema sanitario chino

El régimen chino no puede garantizar el cuidado de aquellos ciudadanos que contraigan coronavirus.

En el próximo mes, las instituciones médicas chinas se enfrentarán a su “hora más oscura”. Esta advertencia de Zhang Wenhong, destacado experto en enfermedades infecciosas, ha sido difundida por los medios de comunicación estatales. Refleja una opinión que no hace mucho tiempo se habría considerado una herejía en la China “Covid-cero”. Pero ahora que el virus se extiende por todo el país, incluidos los hospitales, se ha dejado de hablar de aplastarlo. La gente hace cola durante horas en las clínicas de fiebre. El personal médico enferma en masa. En las próximas semanas las muertes aumentarán rápidamente a medida que la enfermedad haga mella en una población insuficientemente vacunada.


Durante gran parte de los últimos tres años, desde que se detectaron por primera vez casos de Covid-19 en la ciudad central de Wuhan, el gobierno ha considerado con orgullo su gestión de la pandemia. Había conseguido mantener a raya el Covid y las muertes en un número asombrosamente pequeño en comparación con muchos otros países. También había conseguido sacar provecho propagandístico de ello. Al menos hasta finales de este año, cuando el virus empezó a propagarse y estallaron las protestas por los cierres, a menudo brutalmente aplicados, muchos parecían creer la línea oficial de que los logros de China eran el producto de un sistema político superior, del que se decía que era el único capaz de movilizar a la gente y los recursos a la escala necesaria para evitar la propagación del virus.


Con la política de Covid-cero prácticamente abandonada y las calles casi vacías no por los cierres, sino por el miedo, la atención de la población se dirige al aparato sanitario. En los últimos días, las llamadas al 120, el número de emergencias médicas, se han multiplicado por cinco o seis. En los hospitales se ha desatado un “caos por Covid”, como lo llamó un periódico de Beijing. La gente de muchas ciudades ha acudido en masa a ellos, aterrorizada incluso por una infección leve con el virus. Antes se les decía que suponía una grave amenaza para sus vidas. Ahora, desdeñosamente, las autoridades califican la actual variante Omicron de gripe. Pero la inmunidad al coronavirus es baja en China, por lo que el creciente número de casos provocará muchas muertes: alrededor de 1,5 millones en los próximos meses, según la peor estimación de The Economist.


En proporción a la población, este número de muertes seguiría siendo inferior al registrado en muchos otros países como consecuencia del Covid. Pero plantearán interrogantes en China sobre las deficiencias del sistema sanitario del país y sobre si pueden haber contribuido al sufrimiento de la población y al calvario del personal médico.


No sería la primera vez que se hace un examen de conciencia de este tipo. Un brote de sars, que se detectó por primera vez en China en 2002 y mató a cientos de personas, la mayoría en el interior del país, suscitó un gran debate sobre los fallos del sistema. Tras ocultar inicialmente la aparición del sars, los funcionarios se volvieron más abiertos. Henk Bekedam, entonces representante jefe de la Organización Mundial de la Salud en Beijing, recuerda un estudio realizado por investigadores del gobierno chino, financiado por la OMS, que finalizó en 2005. China Youth Daily, un periódico controlado por el Estado, reveló detalles del mismo con un llamativo titular: “Las reformas sanitarias de China no han tenido éxito”. Según Bekedam, ver esas palabras fue “algo increíble”.


Con Xi Jinping, que se convirtió en líder de China hace una década, el reconocimiento público de un error político sería más difícil de imaginar. Tal vez, en su opinión, sea menos necesario. Se ha hecho mucho para remediar los problemas que SARS puso de relieve.


Uno de los principales era el temor de la población a cualquier contacto con el sistema sanitario debido al elevado coste del tratamiento. Antes del SARS, la atención comunitaria se había desmoronado. Muchas empresas estatales y las “comunas populares” que antes prestaban servicios sanitarios habían sido desmanteladas. Los hospitales seguían bajo control estatal, pero se habían orientado al mercado. Para engrosar sus presupuestos y las carteras de su personal, podían fijar sus propios precios de medicamentos y tratamientos. En las ciudades, sólo las personas con contratos de trabajo formales tenían acceso al seguro. La mayoría de los 900 millones de habitantes de las zonas rurales de China tenían que pagar sus propios gastos médicos.


Después de la guerra al SARS, las autoridades intensificaron los esfuerzos para inscribir a los residentes rurales en un plan de seguro médico financiado por el gobierno. En 2007 hicieron lo mismo en las ciudades entre quienes carecían de empleo formal. Dos años más tarde, el gobierno presentó un plan de reforma sanitaria que pretendía ofrecer asistencia básica asequible a todo el mundo (“cobertura sanitaria universal”, como la llama la OMS) para 2020.


Implicaba un gran aumento del gasto público. Según la OMS, el gasto público anual en sanidad, en porcentaje del PIB, se triplicó hasta situarse en torno al 3% en comparación con la cantidad que se gastaba en la época de la epidemia (véase el gráfico 1). En 2011, más del 95% de la población china tenía algún tipo de seguro médico financiado por el gobierno. En 2017, el número de trabajadores sanitarios por persona había aumentado en más de un 85% y el número de camas de hospital en casi un 145%.


Lecciones de Wuhan


Mucho, pues, que cacarear. Pero la erupción del Covid en 2019 demostró que quedaba mucho por hacer. El brote de SARS, minúsculo en comparación, había revelado lamentables deficiencias en el aparato de vigilancia de enfermedades de China. Con ayuda estadounidense, China trató de remediarlo formando a cientos de personas sobre cómo responder a este tipo de sucesos. Pero, según los informes, cuando el jefe del Centro Chino para el Control y la Prevención de Enfermedades, George Gao, se enteró de la existencia de covirus en Wuhan, éste ya había hecho estragos.


Lo ocurrido en Wuhan en 2020 puso de manifiesto problemas más amplios en el sistema sanitario. Los esfuerzos del gobierno por reconstruir la atención comunitaria y convertirla en una puerta de entrada a los hospitales, como las clínicas de medicina general británicas, habían progresado muy poco. Los aterrorizados habitantes de Wuhan, a menudo con síntomas leves de Covid, acudían directamente a los hospitales, desdeñosos (como muchos chinos) de los centros de salud de barrio, donde los médicos suelen estar peor formados y el equipamiento es inferior. En el Chinese Journal of Health Policy, cuatro académicos de Wuhan describieron la situación como “caótica”, como una corrida bancaria. Los centros de salud comunitarios resultaron poco útiles. Sus médicos fueron llamados para ayudar en los hospitales. Un plan nacional para el desarrollo de la atención sanitaria había pedido que las clínicas comunitarias tuvieran 3,5 trabajadores sanitarios por cada 1.000 residentes atendidos en 2020. Al comienzo de la pandemia, las clínicas de Wuhan sólo contaban con 2,7, señalaron los expertos. Despojados de su escaso personal, algunos dispensarios tuvieron que cerrar cuando el virus arrasó la ciudad.


Días después de que se anunciara la primera muerte relacionada con el coronavirus, la situación empezó a cambiar. Se impuso un bloqueo en toda la ciudad. El gobierno de la ciudad empezó a exigir que los ciudadanos con síntomas fueran acompañados a los centros de salud comunitarios para someterse a controles. Esto ayudó a aliviar parte de la presión sobre los hospitales. Pero las clínicas no daban abasto. Muchas personas con enfermedades crónicas, como hipertensión o diabetes, recibían sus medicamentos y revisiones en los hospitales. Cuando los hospitales dejaron de prestar estos servicios para limitar el flujo de personas, se suponía que los centros comunitarios debían tomar las riendas. No estaban preparados. “En toda la ciudad, a los pacientes ambulatorios con enfermedades crónicas les resultó difícil ver a un médico o conseguir sus medicinas”, explican los académicos.


Ahora que el virus vuelve a hacer estragos, las autoridades intentan demostrar que están mejor preparadas. El gobierno de la ciudad de Beijing afirma que a finales de noviembre -una semana antes de que se desmantelaran los principales mecanismos de cero-covirus- 240 de los centros de salud comunitarios de la capital habían establecido clínicas para la fiebre. Al cabo de unos días, los 110 restantes también los habían abierto.


Pero hasta hacía poco no se habían ocupado de vacunar a la gente. Amy, una vlogger de la ciudad de Kunming, dice que se vacunó completamente en su clínica local hace seis meses, pero que desde entonces no ha sabido nada de un refuerzo. (Las vacunas fabricadas en China, las únicas permitidas en el país, son menos eficaces que las utilizadas habitualmente en los países ricos). Acaba de dar positivo, con síntomas leves. Si se agravaran, el consejo oficial es que acuda primero a la clínica de su comunidad. Pero Amy insiste en que iría al hospital, a pesar de las colas y la brevedad de las consultas. La calidad de la atención es mejor allí, dice.

2 views0 comments

Commentaires


bottom of page