top of page
  • Writer's pictureEl Blog News

Wall Street busca recuperar parte de las pérdidas tras su peor semana en 2023

Las empresas tecnológicas impulsaron una apertura positiva en el parqué neoyorquino, aunque sigue la incertidumbre por un posible aumento de las tasas de interés de la FED.

Las acciones estadounidenses registraban ganancias este lunes, recuperando parte de las pérdidas de la peor semana de Wall Street desde principios de diciembre. El índice S&P 500 subió un 0,6% en las operaciones matinales y se anotó su segunda subida en los últimos siete días. El Promedio Industrial Dow Jones subía un 0,4%, mientras que el Nasdaq compuesto avanzaba un 0,8% a las 11 horas locales.


Las acciones han sufrido en febrero después de un fuerte comienzo de año, ya que los informes han mostrado que la inflación y gran parte de la economía en general se mantienen más resistentes de lo esperado. Si bien los sólidos datos económicos calman los temores de que una recesión pueda ser inminente, también han obligado a Wall Street a elevar sus previsiones sobre lo alto que la Reserva Federal aumentará las tasas de interés y cuánto tiempo los mantendrá.


Las tasas altas pueden reducir la inflación, pero también aumentan el riesgo de recesión en el futuro porque ralentizan la economía. También afectan a los precios de las acciones y otras inversiones.


El aumento de las expectativas de subidas de tipos ha sido más evidente en el mercado de bonos, donde los rendimientos se han disparado en las últimas semanas. El lunes, el rendimiento del Tesoro a 10 años retrocedió un poco, lo que alivió parte de la presión sobre las acciones.


El rendimiento del Tesoro a 10 años bajó al 3,92% desde el 3,95% del viernes. Contribuye a fijar los tipos de interés de las hipotecas y otros préstamos importantes. La rentabilidad a dos años, que se mueve más en función de las expectativas de la Reserva Federal, subió al 4,82% desde el 4,81%. Está cerca de su nivel más alto desde 2007.


Los rendimientos bajaron después de que un informe mostrara que los pedidos de maquinaria, aviones y otros bienes manufacturados de larga duración cayeron más de lo que esperaban los economistas en enero.


Los economistas han estado esperando más debilidad en la economía después de que la Fed subiera los tipos el año pasado al ritmo más rápido en décadas. El tipo de interés a un día de la Reserva Federal se sitúa ahora entre el 4,50% y el 4,75%, frente al prácticamente cero de principios del año pasado.


Sin embargo, en las últimas semanas, los informes sobre el mercado laboral, las ventas minoristas y la propia inflación han sido más firmes de lo esperado. El temor es que, si la economía se mantiene firme, la inflación se vea presionada al alza. Por este motivo, las expectativas de Wall Street han variado tanto: antes se pensaba que la Reserva Federal podría bajar pronto los tipos de interés y ahora se cree que podría subirlos por encima del 5,25%.


Incluso el informe del lunes sobre bienes duraderos, más débil de lo esperado, tuvo cierta fuerza subyacente. Sin tener en cuenta los equipos relacionados con el transporte, los pedidos aumentaron el mes pasado hasta alcanzar la mayor subida desde marzo. Fue mucho más fuerte que la caída que esperaban los economistas.


En Wall Street, las acciones de Union Pacific subieron un 10,7%, una de las mayores ganancias del mercado, después de que la compañía ferroviaria anunciara planes para sustituir a su consejero delegado a finales de año. La compañía ha estado bajo la presión de un fondo de cobertura con una gran participación en ella.


Los valores tecnológicos también ayudaron a abrir camino. Suelen ser algunos de los mayores beneficiarios de la relajación de los tipos de interés, que ayuda a subir en particular a los valores de empresas de alto crecimiento. Apple, Tesla y Microsoft fueron las tres mayores fuerzas alcistas del S&P 500. Todas subieron al menos un 1,1%. Todas subieron al menos un 1,1%.

La empresa energética AES subió un 3,6% tras presentar unos beneficios y unos ingresos para el último trimestre mejores de lo que esperaban los analistas. La mayoría de las empresas ya han presentado sus resultados correspondientes a los tres últimos meses de 2022, pero un par de docenas de empresas del S&P 500 aún tienen previsto presentar sus informes esta semana.

En general, esta temporada de presentación de resultados ha sido mediocre. Las empresas del S&P 500 van camino de registrar su primera caída de beneficios por acción desde el verano de 2020, cuando la pandemia asfixiaba a la economía. Además, menos empresas de lo habitual están superando las expectativas de beneficios de los analistas, según FactSet.


La preocupación es que se avecine una “recesión de beneficios”, en la que los beneficios de las empresas se reduzcan con respecto a los niveles del año anterior durante al menos dos trimestres consecutivos. La subida de los tipos y otros costes han ido mermando los márgenes de beneficio de las empresas, lo que significa que ya no obtienen tantos beneficios como antes por cada dólar de ventas.

16 views0 comments

Kommentit


bottom of page