• El Blog News

Wall Street sigue en la senda positiva y volvió a cerrar con fuertes ganancias

Las cotizaciones en la Bolsa de Valores de Nueva York se encaminan a terminar la semana de manera positiva tras meses de incertidumbre por la inflación galopante en Estados Unidos.

Las acciones terminaron al alza en Wall Street el jueves, aprovechando su semana ganadora. Las ganancias se produjeron en medio de un diluvio de noticias sobre la economía, los tipos de interés y los beneficios empresariales.


El S&P 500 subió un 1% tras sacudirse un tropiezo inicial, volviendo a su nivel más alto en seis semanas. El Dow Jones subió un 0,5% y el Nasdaq un 1,4 por ciento.


Gran parte de la atención de Wall Street se centró en Europa, donde el experimento de un año con tipos de interés negativos llegó a su fin. En Estados Unidos, los informes sugieren que la economía se está ralentizando más de lo previsto, mientras que un informe de beneficios de Tesla mejor de lo esperado encabezó un conjunto mixto de las mayores empresas del país. Las acciones perdieron brevemente terreno después de que el presidente Joe Biden diera positivo en la prueba de COVID, pero sólo por un poco.


En el centro de las ventas de este año para los mercados financieros ha estado la castigadora inflación mundial y las medidas adoptadas por los bancos centrales para aplastarla. El jueves, el Banco Central Europeo sorprendió a los mercados al subir los tipos de interés más de lo previsto, su primera subida en 11 años.


Al igual que la Reserva Federal de Estados Unidos, que subirá los tipos la semana que viene por cuarta vez este año, la esperanza es que la subida de los tipos frene la economía lo suficiente como para frenar la alta inflación. El riesgo es que los tipos más altos presionen a la baja los precios de las inversiones, y unas subidas demasiado agresivas podrían provocar una recesión.


En Estados Unidos, algunas áreas de la economía ya han comenzado a suavizarse.

La semana pasada se registró el mayor número de trabajadores que solicitaron prestaciones por desempleo en ocho meses, aunque sigue siendo bajo en comparación con la historia. Otro informe publicado el jueves por la mañana mostró que el sector manufacturero de la región del Atlántico medio se debilitó mucho más de lo que esperaban los economistas.

Los datos desalentadores ayudaron a bajar los rendimientos del Tesoro y podrían orientar a la Reserva Federal hacia subidas menos agresivas de los tipos de interés. Esto, a su vez, podría ayudar a las acciones.


El rendimiento del Tesoro a dos años, que tiende a moverse con las expectativas de la Reserva Federal, cayó al 3,12% desde el 3,25% del miércoles. Las previsiones de los operadores sobre lo que hará la Reserva Federal en su reunión de la próxima semana se han inclinado hacia un aumento de 0,75 puntos porcentuales y se han alejado de una subida colosal de un punto porcentual completo.


El rendimiento a 10 años, que influye en los tipos hipotecarios, cayó al 2,93% desde el 3,03 por ciento. La principal razón por la que las acciones han subido esta semana en Wall Street han sido los sólidos informes de beneficios de las grandes empresas estadounidenses. Si consiguen un crecimiento continuado a pesar de la elevada inflación, eso apuntalaría una de las dos palancas principales que fijan los precios de las acciones. La otra depende de la evolución de los tipos de interés.


Las acciones europeas fueron mixtas, con varios acontecimientos que mantuvieron al continente en el punto de mira del mercado, más allá de los trascendentales movimientos del Banco Central Europeo.


El jueves se reabrió un gasoducto clave que transporta gas natural a la región, aunque continúa la preocupación de que Rusia pueda restringir el suministro para castigar a los aliados de Ucrania. En Italia, el primer ministro Mario Draghi dimitió tras la ruptura de su coalición de gobierno. Esto añade más incertidumbre mientras Europa se enfrenta a la guerra en Ucrania, la alta inflación y la posibilidad de problemas en los mercados de bonos europeos.


En Asia, el Nikkei 225 de Tokio subió un 0,4% después de que el Banco de Japón no anunciara ningún cambio importante en su política tras una reunión de dos días, tal y como se esperaba. Ha sido un país que se ha mantenido al margen de la fiebre mundial por subir los tipos de interés.

3 views0 comments