top of page
  • Writer's pictureEl Blog News

Wall Street terminó a la baja y cerró su primer mes con pérdidas desde febrero

El nerviosismo de los mercados ante la posibilidad de que la Reserva Federal tenga que mantener los tipos de interés más altos durante más tiempo provocó el retroceso del mercado en agosto, después de lo que había sido un año excepcional.

Los mercados bursátiles cerraron la sesión del jueves con ligeras caídas, y Wall Street cerró su primer mes de pérdidas desde febrero.


El S&P 500 cedió una ganancia inicial y cerró un 0,2% a la baja. El índice de referencia terminó agosto con una caída del 1,8%, aunque una racha de cuatro días de ganancias que se remonta a la semana pasada ayudó a reducir la gravedad de la caída mensual.


El índice Dow Jones cayó un 0,5%, mientras que el índice compuesto Nasdaq ganó un 0,1 por ciento.


El nerviosismo de los mercados ante la posibilidad de que la Reserva Federal tenga que mantener los tipos de interés más altos durante más tiempo, tras los informes que muestran que la economía estadounidense sigue siendo notablemente resistente, provocó el retroceso del mercado en agosto, después de lo que había sido un año excepcional. Esta semana, los informes sobre las ofertas de empleo, la confianza de los consumidores y la inflación avivaron las esperanzas en Wall Street de que la Reserva Federal mantenga los tipos en su próxima reunión de septiembre.


Ello contribuyó a limitar las pérdidas del mercado en agosto. El S&P 500, que subió un 19,5% hasta julio, se mantiene un 17,4% por encima en el año, mientras que el Nasdaq, de fuerte componente tecnológico, sube un 34,1%. El Dow sube un 4,8 por ciento.


“Hemos llegado a un punto del año en el que los datos económicos y los beneficios están prácticamente fijados en cuanto a las expectativas del mercado”, afirma Michael Antonelli, estratega de mercado de Baird. “Pero si los datos de empleo y de inflación son más fríos, si los datos de gasto son más fríos, los tipos bajan drásticamente y las acciones suben. Eso es más o menos lo que hemos visto esta semana”.


El jueves, el gobierno informó de que una medida de la inflación seguida de cerca por la Reserva Federal se mantuvo baja en julio. La última actualización del consumo personal y los gastos, o el informe PCE, es la última señal de que el aumento de los precios se está enfriando.


El banco central ha subido agresivamente su principal tipo de interés desde 2022 hasta el nivel más alto desde 2001. El objetivo ha sido volver a situar la inflación en el objetivo del 2% fijado por la Reserva Federal. El índice PCE fue del 3,3% en julio, coincidiendo con las expectativas de los economistas. Esta cifra es inferior al 7% de hace un año.

Los últimos datos sobre la inflación siguen a las actualizaciones sobre el empleo y la confianza del consumidor de esta semana, que también apoyan las esperanzas de que la Reserva Federal haga una pausa en las subidas de los tipos de interés. El banco central mantuvo los tipos estables en su última reunión y se espera que haga lo mismo en septiembre. Los inversores esperan que los tipos se mantengan estables durante el resto de 2023, según la herramienta FedWatch de CME.


La Fed ha mantenido que está dispuesta a seguir subiendo los tipos de interés si es necesario, pero basará sus próximos movimientos en los últimos datos económicos.


Los rendimientos de los bonos volvieron a caer el jueves. El rendimiento del bono del Tesoro a 10 años cayó al 4,10% desde el 4,11% del miércoles. El rendimiento del bono del Tesoro a 2 años, que sigue las expectativas de la Reserva Federal, bajó al 4,85% desde el 4,88% del miércoles.


Esta semana, Wall Street tendrá que esperar otra gran actualización económica. El viernes, el Gobierno publicará los datos de empleo de agosto. La fortaleza del mercado laboral, junto con el gasto de los consumidores, ha ayudado hasta ahora a frustrar una recesión que los analistas esperaban en algún momento de 2023. Pero también han dificultado la tarea de la Reserva Federal de controlar la inflación, al impulsar el aumento de los salarios y los precios.


La Reserva Federal espera poder controlar los tipos de interés sin que la economía entre en recesión. La probabilidad de una recesión, o al menos de una grave, parece haberse ido desvaneciendo y, a su vez, alimentando la confianza en el mercado en 2023, a pesar del reciente desplome de agosto.


En total, el S&P 500 cayó el jueves 7,21 puntos, hasta los 4.507,66 puntos. El Dow perdió 168,33 puntos, hasta 34.721,91, y el Nasdaq subió 15,66 puntos, hasta 14.034,97.


Los mercados europeos cayeron en su mayoría. La inflación anual se mantuvo estable en agosto, ya que los precios de los alimentos se adelantaron a la caída de los costes del combustible, pero no quedó claro si el Banco Central Europeo pondrá en pausa su serie récord de subidas de los tipos de interés.

5 views0 comments

留言


bottom of page