top of page
  • Writer's pictureEl Blog News

Wall Street terminó la semana con ganancias aunque las dudas por la fragilidad el sistema bancario

Los mercados han sufrido turbulencias por el temor a que los bancos se debiliten bajo la presión de unos tipos de interés mucho más altos.

Las bolsas vacilan el viernes en Wall Street en medio de la preocupación por los bancos a ambos lados del Atlántico.


El índice S&P 500 subió un 0,6% tras caer durante la mayor parte de la mañana, y logró su segunda subida semanal consecutiva. El Promedio Industrial Dow Jones subió un 0,4%, mientras que el compuesto Nasdaq subió un 0,3 por ciento.


Los mercados han sufrido turbulencias por el temor a que los bancos se debiliten bajo la presión de unos tipos de interés mucho más altos. Eso ha provocado un aumento de la preocupación por una posible recesión y una gran incertidumbre sobre lo que la Reserva Federal y otros bancos centrales harán con los tipos de interés en el futuro.


El viernes, gran parte de la atención se centró en el Deutsche Bank, cuyas acciones cayeron un 8,5% en Alemania. A principios de mes, las acciones y la confianza en el banco suizo Credit Suisse cayeron tanto que los reguladores negociaron su adquisición por su rival UBS.

Credit Suisse se enfrentaba a un conjunto relativamente único de problemas de larga data. Pero la segunda y tercera quiebras bancarias más importantes de la historia en Estados Unidos a principios de este mes han arrojado una luz más dura sobre todo el sector bancario.


Otros grandes bancos europeos también cayeron el viernes, como el alemán Commerzbank (5,5%), el francés BNP Paribas (5,3%) y UBS (3,5%). En Wall Street, los valores bancarios cotizaron mixtos, con una caída del 1,4% para JPMorgan Chase y una subida del 0,9% para Bank of America.


En Estados Unidos, la caza de los inversores se ha centrado principalmente en los bancos que podrían enfrentarse a un éxodo debilitador de clientes, similar al que contribuyó a provocar las quiebras de Silicon Valley Bank y Signature Bank.


Los inversores se han centrado en los bancos más pequeños y medianos, los que están por debajo de los bancos “demasiado grandes para quebrar” y se consideran de mayor riesgo.

First Republic Bank se mantuvo prácticamente sin cambios.


La Secretaria del Tesoro, Janet Yellen, ha dicho que en los casos en que el gobierno vea un riesgo para el sistema en general, garantizará los depósitos de los clientes de los bancos, incluso de aquellos con más de 250.000 dólares asegurados por la Federal Deposit Insurance Corp. Eso es lo que hicieron los reguladores tanto para Silicon Valley Bank como para Signature Bank.


Pero esta semana Yellen tampoco llegó a ofrecer una garantía general para todos los depositantes de todos los bancos. Los bancos con escasez de efectivo seguían haciendo cola esta semana para pedir dinero prestado a la Reserva Federal. La Reserva Federal informó el jueves de que los préstamos de emergencia a los bancos disminuyeron ligeramente la semana pasada, hasta 164.000 millones de dólares, pero se mantuvieron en niveles elevados.


Una gran preocupación es que toda la presión sobre los bancos provoque un retroceso en los préstamos a las pequeñas y medianas empresas de todo el país. Esto, a su vez, podría dar lugar a una menor contratación, una economía más débil y un mayor potencial de recesión que muchos economistas ya veían como probable.


Aunque el mercado laboral se ha mantenido notablemente sólido, otros sectores de la economía ya han empezado a debilitarse bajo el peso de unos tipos más altos. El viernes, los informes económicos fueron dispares. Uno de ellos mostró que los pedidos de bienes manufacturados de larga duración fueron más lentos el mes pasado de lo que esperaban los economistas.


Un segundo informe, sin embargo, sugería el repunte más rápido de la actividad empresarial en casi un año. El informe preliminar de S&P Global superó las expectativas de los economistas.


El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, dijo que las preocupaciones sobre un retroceso en los préstamos ayudaron a empujar a la Fed a elevar las tasas en sólo un cuarto de punto porcentual esta semana, en lugar de un medio punto más agresivo, en su campaña para combatir la inflación.


Unos tipos más altos pueden reducir la inflación al ralentizar el conjunto de la economía, pero aumentan el riesgo de recesión. También perjudican a los precios de las acciones y otras inversiones. Para el Silicon Valley Bank y otros bancos, eso significa que los bonos del Tesoro que poseían, súper seguros, se ven afectados.


La Reserva Federal ha elevado su tipo de interés a un día hasta una horquilla de entre el 4,75% y el 5%, desde prácticamente cero a principios del año pasado. Ha insinuado que podría subir los tipos una vez más antes de mantenerlos hasta finales de año.


Sin embargo, los operadores se muestran más escépticos. La creciente posibilidad de una recesión les hace apostar fuerte a que la Reserva Federal tendrá que recortar los tipos de interés ya este verano para liberar parte de la presión sobre los bancos y la economía.


Esta especulación se ha sumado a una mayor tendencia de los inversores a apostar por todo lo que se considera seguro, lo que ha provocado grandes oscilaciones, a veces violentas, en el mercado de renta fija.


El viernes, los rendimientos cayeron aún más. El rendimiento a 10 años, que ayuda a fijar los tipos de las hipotecas y otros préstamos, cayó al 3,38% desde el 3,42% del jueves. A principios de mes superaba el 4%. La caída ha sido aún más dramática para el rendimiento del Tesoro a dos años, que sigue más de cerca las expectativas de la Fed. Se hundió al 3,78% desde el 3,83% del jueves y desde más del 5% a principios de mes.

5 views0 comments

Comments


bottom of page